Lunes, 04 de mayo de 2009
Espero que entre todos los aficionados a la paleontología, podamos completar poco a poco, este tema acerca de los increibles reptiles voladores que fueron los Pterosaurios, de los cuales se han encontrado gran variedad de diferentes y curiosas especies.


Los reptiles voladores de la Era Mesozoica se conocen con el nombre de Pterosaurios, y al igual que los dinosaurios, las aves y los cocodrilos, pertenece al grupo de reptiles diápsidos conocidos como arcosaurios.  El otro grupo de reptiles diápsidos son los lagartos pequeños lagartos, que existen desde el período final del carbonífero hasta el presente, conocidos como lepidosaurios, al que pertenecen también las serpientes, varranos, y los gigantescos reptiles marinos del mesozoico. De las diferencias entre estos reptiles diápsidos, les hablaremos en otro tema.

Curiosamente, ante el descubrimiento actual de que muchos dinosaurios estaban cubiertos de plumas, los pterosaurios al parecer no las tenían, aunque si quizás algún tipo de protoplumas, parecido al vello corto, al parecer para mantener el calor corporal, ya que se creen fueron de sangre caliente.
El Sharovipteryx muestra el posible aspecto de los primeros pterosaurios, auque esta especie no es un antecesor, ya que pertenece al Triásico tardío o superior. Era un planeador perteneciente al grupo de los tecodontes, el mismo que pudo dar origen a los dinosaurios, solo que muchos ejemplares lograron seguir existiendo durante mucho tiempo. Este fósil fue hallado en Kazajstán, Asia. De solo 25 cm de longitud, tenía menbranas de piel en las patas traseras (contrario a los pterosaurios), y otras más pequeñas en los brazos y pecho.
 


El Scleromochlus, del triásico superior, descubierto en Escocia, tenía tan solo 23 cm de longitud. Se le considera un antepasado de los Pterosaurios, aunque se desconoce por que sus mienbros posteriores eran más largo que los anteriores, al contrario de los Pterosaurios.

Su esqueleto, donde se le ven las dos aberturas craneales detrás, y una delante, típico de los reptiles diápsidos.

Scleromochlus taylori y Eudimorphodon ranzii (el pterosaurio mas antiguo conocido) están separados por 11.1 millones de años y con rango de error de 0.1 millones de años (o sea 100,000 años)... si tomamos el rango de error como base de edad tenemos que los animales del tipo Scleromochlus tuvieron 11 millones de años para evolucionar, cantidad que es aceptable y mas si se toma en cuenta que eran animales de sangre caliente (ballenas y quirópteros evolucionaron mas rápido y con igual o mas especialización que los pterosaurios). El pelo (o protoplumas) se desarrolla plenamente en pterosauria y no en Ornithodira, los fósiles lo delatan.



CRaneo de Scleromochlus.

La palabra pterodáctilo significa “ala de dedo”. Hay que aclarar que, los pterosaurios no son dinosaurios voladores, como se pudiera pensar, tampoco dieron origen a las aves.

Los pterosaurios aparecieron poco después de los primeros dinosaurios, hace unos 225 millones de años, y evolucionaron rápidamente dando lugar a una amplísima variedad de formas y tamaños, variedad de estilos de vida y alimentación. La mayoría de los restos fósiles encontrados corresponden a pterosaurios que vivían próximos a entornos acuáticos. Algunos se especializaban en atrapar peces en los ríos y lagos, otros realizaban  vuelos rasantes sobre la superficie del mar para atrapar con sus picos pequeñas criaturas marinas. Otros cazaban en tierra firme insectos voladores, o eran carroñeros.

Las alas correspondían a lo miembros delanteros, formada de piel elástica y dura conocida como membrana alar o patagio. Estas alas estaban fijadas al cuerpo, desde los hombros hasta la extremidad trasera, y se tensaba a su vez en los largos huesos del brazo y la muñeca, y sobre todo, en el cuarto dedo, extraordinariamente largo. Los otros tres dedos eran muy cortos.  Los músculos deltoides levantaban el ala, y los pectorales la bajaban durante el vuelo.

 

 

El origen de los pterosaurios se mantiene en el misterio por falta de evidencia fósil, pero se creen comparten un ancestro común con los dinosaurios. Entre los escasos fósiles se encuentra el Sharovipteryx, que pudiese mostrar el aspecto de los ancestros de los pterosaurios, aunque este fósil no lo es, ya que vivió en una época muy tardía, en el Triásico superior.


El Dimorphodon, fue uno de los primeros pterosaurios del Jurásico, vivió hace alrededor de 205 millones de años. Pertenece al grupo de los pterosaurios iniciales, los Ramphorincos. Su longitud era de un metro, de los cuales 20 com eran de la cabeza. Su envergadura alar era de 1.5 metros.


El Gallodactylus, de hace 150 millones de años, del Jurásico Superior de Europa, pertenece al grupo de los Pterodactilos, el segundo gran grupo de pterosaurios en aparecer. Su nombre significa "dedo de gallo", fue uno de los primeros pterosaurios de cabeza con cresta desplazada hacia atrás. Se cree que estas crestas tenían como función servir en parte como timón en vuelo, para compensar la pérdida de la larga cola que tenían los anteriores pterosaurio, los Ramphorincos

 

 

Para comenzar con este tema, diremos que existieron dos grandes grupos de pterosaurios  consecutivos en el tiempo:

 

 

Los Ramphorincos: se caracterizan por tener cola larga y dientes en el hocico, no tenían cresta: Existieron durante el triásico superios (hace 220 m.a.) y durante parte del Jurásico.

Los Pterodactilos: desde el Jurásico hasta final del Cretácico, se extinguen junto a los dinosaurios. Se caracterizan por su, en general, mayor tamaño que el grupo anterior, tienen cola corta, su dentadura se especializa según su alimentación. Sus fósiles aparecen en forma repentina en las rocas del Jurásico Superior. Muchos tenían cresta, y este grupo existió hasta el final del Cretácico.

 

 

El primer pterosaurio fue descubierto en 1784 en las rocas calcáreas de Solnhofen, Baviera, Alemania. En un principio, se creyó que era una criatura marina anfibia. En 1801, el paleontólogo francés Geroges Cuvier afirmó que era un reptil volador, y lo bautizó a estos seres como “alas con dedos”.

Haremos primero una descripción de algunos Pterosaurios tipo Ramphorincos.

El Eudimorphodon vivió durante el Triásico Superior, hace unos 220 millones de años, en el actual norte de Italia. Su nombre significa “diente dimorfo verdadero”, debido a los dos tipos de forma de dientes: colmillos afilados en la parte frontal de la mandíbula, y dientes má pequeños, de cinco o tres cúspides, en la parte posterior, al parecer se alimentaba de peces, volando al ras del antiguo mar de Tetis.


Eudimorphodon, de un metro de envergadura y 60 cm de longitud. Descubierto en el norte de Italia (en Bérgamo, Lombardía), es de de los Pterosaurios más antiguos por ahora descubiertos, ya del Triásico Superior.


Otro Ramphorinco, el Dorygnathus, vivió en lo que fue Alemania hace 190 millones de años, durante el Jurásico Inferior. Los fósiles de este pterosaurio son bastante abundantes, teneido en cuenta de que fueron animales de huesos frágiles y delgados (huecos por dentro), que raramente se fosilizaban. Tenía unos dientes largos y curvos que salían de la boca



El Dorygnathus, medía 1 metro de envergadura alar.


El Scaphongtus vivió en el jurásico superior, hace 150 millones de años, fue uno de los primeros pterosaurios descubierto, en 1831. Los cráneos fosilizados de esta especie demuestra que los pterosaurios tenían cerebros notablemente grandes para su tamaño, además, ayudó esta especie a comprobar que los jovenes pterosaurios crecían rapidamente hasta alcanzar el estado adulto. Dos características sorprendentemente más similares con las aves actuales de sangre caliente, que con los reptiles de sangre fría, cuyos mienbros jovenes tardan mucho en llegar al estado adulto.



El Scaphognathus, de 90 cm de envergadura, al parecer de los pocos ramphorrimcos en desarrollar cresta.

Los primeros Pterosaurios en registro fósil conocido datan del Triásico Superior. Para averiguar algo sobres sus antepasados fósiles del Triásico medio, inferior e incluso del Pérmico. De los tecodontos, solo nos sirve el segundo grupo, los pseudosuquios. Su representante más antiguo del género es el Euparkeria, un pequeño reptil procedente del Triásico medio de Sudáfrica, al que se le otorga un lugar crucial en la evolución de los arcosaurios. Este reptil era de los primeros en andar sobre sus dos patas traseras.

Al analizar los huesos del tobillo de este animal, y compararlo con los de los Pterosaurios, resulta que estos  tecodontos no son los antepasados de los Pterosaurios, como hasta ahora se pensaba, teniendo un común origen con los dinosaurios y cocodrilos, siendo por los tanto un arcosaurio.

Tras analizarse los fósiles de Pterosaurios más antiguos, descubiertos en los Alpes italianos, como el Eudimorphodon y el Peteinosaurio, se llega a la conclusión de que los Pterosaurios no descienden de los tecodonotos, como el resto de los arcosaurios, sino de los eosuquios del Pérmico y del Triásico Superior.

Se cree que fue hace unos 250 millones de años, durante el Pérmico, cuando un grupo de eosuquios comenzó su transición de reptiles pequeños  con base en tierra, a alimentarse quizás de insectos en la altura de los árboles, para pasar a una fase planeadora y arbórea., hasta el vuelo activo. Se supone que todos estos cambios evolutivos ocurrieron en el transcursos de escasos millones de años.

Los Eosuquios, de acuerdo con la estructura de sus miembros y de sus cinturas, manifiestan una tendencia hacia el bipedismo; de ello resulta que el animal era propulsado hacia delante; el cuerpo pivota alrededor de la articulación de la pelvis. La cola, muy larga, servía, sin duda, de balancín. La pelvis se muestra relativamente robusta y tiende a adaptarse a la actitud bípeda; contrae una sólida unión con las vertebras sacras y la cavidad cotiloidea se hace más profunda para recibir la cabeza del fémur. 
El género Youngina es el reptil más anciano que se conoce del tipo Diápsido, pertenece al Pérmico superior del Karroo. Tiene el aspecto de un lagarto mediano. El cráneo es estrecho y bastante alto. Las dos fosas temporales de un mismo lado están separadas por la barra que forman el postorbitario y el escamoso. Por delante de cada ojo se observaba una obertura. Entre el parietal y el escamoso persisten el supratemporal y el tabular. No hay fosa preorbitaria, y el orificio pineal está presente.
El paladar ofrece una estructura reptiliana generalizada: los pterigoideos, articulados en el cráneo, llevaban dientes, así como los palatinos.  No podemos delimitar de manera precisa los elementos de la mandíbula.
El resto del esqueleto se conoce de forma incompleta, pero podemos presumir, con la verosimilitud más grande, que Youngina tenía un aspecto lacertiforme. Deducimos simplemente la estructura muy primitiva del tarso, que consta de cinco tarsianos, con uno central y dos elementos en la primera hilera. 

PRINCIPALES GÉNEROS DE LOS PTEROSAURIOS CONOCIDOS.

Orden Pterosauria
  • Suborden Rhamphorynchoidea
    • Familia Dimorphodontidae
      • Género Dimorphodon
      • Género Peteinosaurus
    • Familia Eudimorphodontidae
      • Género Eudimorphodon
    • Familia Rhamphorynchidae
      • Género Preondactylus
      • Género Dorygnathus
      • Género Campylognathoides
      • Género Rhamphorhychus
      • Género Odontorhynchus
      • Género Rhamphocephalus
      • Género Parapsicephalus
      • Género Scaphognathus
      • Género Sordes
      • Género Angustinaripterus
    • Familia Anulrognathidae
      • Género Anurognathus
      • Género Batrachognathus
    • Familia indeterminada de Rhamphorynchoidea
      • Género Rhamphinion
      • Género Herbstosaurus
      • Género Nesodactylus
      • Género Comodactylus
  • Suborden Pterodactyloidea
    • Familia Pterodactylidae
      • Género Pterodactylus
    • Familia Gallodactylidae
      • Género Gallodactylus
    • Familia Germanodactylidae
      • Género Germanodactylus
    • Familia Ctnochasmatidae
      • Género Gnathosaurus
      • Género Huanhepterus
    • Familia Pterodaustridae
      • Género Pterodaustro
    • Familia Dsungaripteridae
      • Género Dsungaripterus
      • Género Noripterus
      • Género Phobetor
      • Género Puntanipterus
    • Familia Ornithocheiridae
      • Género Ornithocheirus
      • Género Araripesaurus
      • Género Santanadactylus
      • Género Brasileodactylus
    • Familia Anhangueridae
      • Género Anhanguera
    • Familia Tapejaridae
      • Género Tapejara
      • Género Tupuxuara
    • Familia Cearadactylidae
      • Género Cearadactylus
    • Familia Criorhynchidae
      • Género Criorhynchus
      • Género Tropeognathus
    • Familia Ornithodesmidae
      • Género Ornithodesmus
    • Familia Pteranodontidae
      • Género Pteranodon
      • Género Ornithostoma
    • Familia Nyctosauridae
      • Género Nyctosaurus
    • Familia Azhdarchidae
      • Género Azharcho
      • Género Titanopteryx
      • Género Quetzalcoatlus
      • Género Doratorhynchus
    • Familia indeterminada de pterodactyloidea
      • Género Dermodactylus
      • Género Mesadactylus
      • Género Araripedactylus


En el cuadro inferior, podemos ver la diferentes modalidades de los vertabrados para conseguir el vuelo controlado. Los Pterosauris desarrollaron un solo dedo largo, del cual salía el ala de piel; los murcielagos desarrollaron todos sus dedos largos, de donde se sostiene el ala, mientras que las aves acortaron sus dedos, saliendoles las plumas desde las extremidades anteriores.

 
descripción del ala de un Pteranodón, del Cretácico. Veanse los tres dedos cortos, y el último muy largo.

 

Algunos de los reptiles gigantes voladores de la era de los dinosaurios preferían caminar a volar y estaban más adaptados a la vida en tierra, según un estudio de la universidad británica de Portsmouth publicado en la revista científica 'PLoS ONE'.
Hasta ahora, los paleontólogos pensaban que virtualmente todos los pterosaurios, que poblaron la Tierra hace entre 230 y 65 millones de años, eran como los pájaros marinos de la actualidad, depredadores parecidos a las gaviotas o los pelícanos que sobrevuelan lagos y océanos en busca de peces en el agua.

Pero tras el estudio de la anatomía, las huellas y la distribución de fósiles de uno de estos pterosaurios, el 'azhdárquido', los paleontólogos Mark Witton y Darren Naish aseguran que este estereotipo no se aplica a todos los reptiles voladores.
Witton y Naish analizaron fósiles de esta especie en Londres, Portsmouth y Alemania y llegaron a la conclusión de que se alimentaban en tierra, "donde se agachaban para capturar animales y otras presas".
"Sus análogos más cercanos en el mundo moderno son pájaros que se alimentan en tierra, como los cálaos (de la familia bucorvidae) y las cigüeñas", según Naish.
El paleontólogo explicó que otra evidencia de esta teoría es que la mayoría de los fósiles de 'azhdárquidos' existentes fueron hallados en sedimentos tierra adentro, en un entorno que hace millones de años también era terrestre.


Los 'azhdárquidos', que reciben su nombre de la palabra uzbeka "dragón", eran pterosaurios gigantes sin dientes, con alas de una envergadura de hasta 10 metros, y los más grandes eran del tamaño de una jirafa.
Según el estudio publicado en la 'Public Library of Science' (PLoS), sus miembros largos y la forma alargada de su cráneo, que podía medir más de dos metros, los hacía más aptos que otros pterosaurios para capturar animales y otros alimentos en el suelo.


Desde la década de 1970, cuando comenzaron a ser conocidos, el modo de vida de los 'azhdárquidos' ha sido objeto de debate y de versiones distintas, que los describían como carroñeros semejantes a los buitres, o los comparaban con las aves playeras que buscan el sustento en el barro o que vuelan por encima del agua en busca de peces.


Cuello rígido
Los investigadores británicos también estudiaron el cuello del 'azhdárquido', que se caracterizaba por una rigidez que a su juicio "se ajusta al modelo de un cazador terrestre, que todo lo que necesita es levantar o bajar su pico hasta el suelo".
También sus patas relativamente pequeñas y almohadilladas y sus mandíbulas largas pero débiles hubieran supuesto un problema para cualquier otro modo de vida que no fuera terrestre, afirma en el estudio Witton.
"Las pequeñas extremidades del 'azhdárquido' no eran adecuadas para vadear por las márgenes de los lagos o para nadar si aterrizaban en el agua, pero eran excelentes para desplazarse por tierra", añadió.
"Hemos estudiado sus pisadas, y sus patas pequeñas, compactas pero bien almohadilladas son exactamente lo que se espera de un animal terrestre", declaró Naish.

http://images.google.co.ve/imgres?i[....]saurios%26um%3D1%26hl%3Des%26sa%3DX


TAPEJARA:

Algunos Pterosaurios tenían grandes crestas en el hocico. Algunos piensan que se usaba como alerón para la dirección de vuelo. Pero lo más seguro fuera una forma de atraer al sexo opuesto.

Tapejara es un género de pterosaurio de tamaño medio con una enorme cresta en la cabeza que le servía, posiblemente, para el cortejo. Vivió en del Cretácico, hace 120-110 millones de años.

Tapejara vivían en la orilla de los lagos o en islas interiores, y es probable que fueran voladores lentos y no recorriesen grandes distancias. Se alimentaban fundamentalmente de peces.

Se han encontrado esqueletos perfectamente conservados en la Formación Santana, Brasil. Su envergadura aproximada era de 5 m y medían alrededor de 1 m de longitud. Aunque su cabeza sólo medía 30 cm de largo, con la cresta triplicaba ese tamaño.

Nyctosaurus 

 


Comentarios