Lunes, 11 de mayo de 2009

Durante la antiguedad, era común que los ejércitos rivales se refugiasen en las murallas que protegían a sus respectivas ciudades, cuando no existía una tecnología lo suficientemente desarrollada como para derribar dichas murallas, se recurría al asedio de la ciudad, donde el enemigo se instalba en los alrededores de la misma, cortando todo suministro y contacto de la ciudad asediada con el exterior, esperando rendirla por hambre y sed.

Sucedía en el mayor de los casos, que el asedio se hacía más fatigoso para el ejército asediador, que para los defensores asediados, sobre todo si su ciudad estaba bien provista para resistir asedios de varios meses (durante los veranos, era normal que al ejército asediador le infectase "la peste"). Esta situación existía en la antigua Mesopotamia, hasta que los Asirios desarrollan por primera vez en la historia máquinas de asalto, capacitadas para derribar los muros de aquellas primeras ciudades de la historia propiamente. Los ciudades muros de aquellas ciudades estaban hechos de ladrillos de barro cocido, por lo que era relativamente fácil derribarlos. De esa manera, los asirios, para muchos, logran crear el primer  verdadero Imperio de la humanidad (esto por supuesto, es debatible, siendo solo un punto de vista, en mi opinión). Este fue el nacimientpo del arte de asaltar ciudades amuralladas, conocido como Poliorcética.

Durante la Guerra del Peloponeso, se acostumbraba a asediar por largo tiempo a las ciudades, con el resultado de que después de mucho tiempo, el ejército atacante se desgastaba más que los asediados, optando por retirarse...Para esta época, las murallas se hacían ya de piedra, por lo que eran mucho más resistentes que en época de los Asirios. Se dice que ninguna ciudad griega pudo dominar en toda la grecia unificándola, y a que no se desarrolló en Grecia la tecnología avanzada de máquinas de asedio de artillería.

Pero la verdadera artillería se comenzaría a desarrollar mucho tiempo después, en un lugar quizás poco conocido, en la Sicilia del siglo III a.c., gracias al esfuerzo del tirano Dioniso I de Siracusa, en su empeño de defenderse primero, y después de atacar a sus enimigos cartagineses que ocupaban la parte occidental de la isla de sicilia.

Para eso Dioniso emitió un llamado por todo el Mediterráneo en busca de buenos artesanos que acudieran a Siracusa, ofreciéndoles muy buena paga.  Estos ingenieros y artesanos desarrollaron dos tipos de armas de artillería, unas llamada de FLEXIÓN y despues, las llamadas de TORSIÓN.

Posteriormente, esta tecnología fue asimilada por Filipo II de Macedonia, quién la utilizó contra sus vecinos griegos, lográndo imponer por vez primera una Grecia unida, bajo la égida madedónica.


El Gastraphetes (arco-vientre). Especie de ballesta. Es un arma de "Flexión".


El
Oxybeles, funciona por el principio de torsión, según el cual se doblaban y giraban los brazos hacia atrás para ganar potencia. Las manivelas a los costados se giraban produciendo torsión en un tornillo interior.

La influencia del Oxybeles mejoró las posteriores piezas de artillería en camapañas como las de Alejandro o las de Roma.

Dioniso usaría estas nuevas armas contra los cartagineses, logrando tomar su capital. Siracusa pasó a ser el centro de la tecnología de asedio. Fue en esta ciudad donde nació Arquímedes, quien no solo perfeccionó muchas de estas armas, sino que además inventó numerosas armas defensivas contra los posteriores asedios que sufriría Siracusa. Algunas de estas armas defensivas fueron, poleas con cabezas pivotantes que oscilaban sobre un muro para dejar caer cantos rodados sobre los barcos enemigos; otras tenían brazos que se extendían sobre la muralla para arrojar pesadas vigas sobre los arietes de los atacantes.

Se le atribuye además ingenios más fascinantes, como la mano de hierro que levantaba los barcos fuera del agua, manipulada con un torno de engranajes, capaz de levantar 100 toneladas con un solo operador!

Llegó a desarrollar Arquímedes incluso un cañón que funcionaba a vapor:

Cañon de arquímedes dibujado por Leonardo da Vinci.

La tecnología de torsión fue una novedad que condujo a la emjora del oxybeles que se usaba contra personas (lanzaba grandes saetas), dando origen al lithobolos ("lanzador de piedras"), primera pieza de artillería capaza de derribar murallas. Estas máquinas se produjo en diferentes tamaños, el mayor de los cuales podía lanzar piedras de 4.5 kg a 450 metros de distancia.


Lithobolos. utilizado para derribar murallas de las ciudades.

Demetrio para conquistar Rodas, construyó una torre gigantesca de 45 metros de altura, con base de 430 m2, equipadas con ruedas para poder ser trasladada por 200 hombres a través de cabrestantes. En el primer piso de la torre colocaban un lithoboloi capaza de lanzar una piedra de 83 kg., en el segundo piso llevaba un artilugio igual de menor tamaño, los hombres de las alturas superiores tenían oxybeles para disparar saetas a los hombres que defendían en la parte superior de la muralla. 
Le extructura estaba protegida por láminas de hierro, además de contar la torre de equipos contra incendios!. A pesar de que Demetrio consiguio abrirse paso por las tres murallas de Rodas, fueron finalmente expulsados por los rodios y sus aliados ptolomeícos.
Se dice que los rodios vendieron los trozo de las torres, con ese dinero construyeron una enorme estatua de bronce dedicada al dios Helios, este fue el famoso colo de Rodas, uno de las siete maravillas del mundo antiguo.


Las torres de asedio "helopolis", construídas por Demetrio Poliorcetes para asaltar la ciudad fortaleza de Rodas entre el 305 a.c. y el 304 a.c.
 
La Helepolis era una torre de asedio móvil de planta cuadrada.  Medía 50 codos (unos 23 m) de lado en la base y 9 metros de lado en lo alto, adoptando una forma troncopiramidal que aseguraba la estabilidad. Descansaba sobre ocho enormes  ruedas macizas de madera forrada de hierro, con un ancho de llanta de casi un metro para disminuir la presión sobre el suelo, y colocadas sobre pivotes de forma que la máquina podía moverse en cualquier dirección. En el piso bajo había unas trabajaderas, vigas de madera colocadas paralelas y separadas un codo (46 cm) entre sí, donde se colocaban (siendo generosos) quizá hasta 1000 hombres que empujaban la torre desde dentro, mientras otros muchos debían empujar desde atrás: las fuentes nos dicen que eran necesarios en total 3400 hombres para mover la Helepolis.

De la wiki:

Durante el asedio de Siracusa por el general romano Marcelo, Arquímedes, a pesar de no ostentar cargo oficial alguno, se puso a disposición de Hierón, llevando a cabo prodigios en la defensa de su ciudad natal, pudiéndose afirmar que él sólo sostuvo la plaza contra el ejército romano. Entre la maquinaria de guerra cuya invención se le atribuye está la catapulta y un sistema de espejos y lentes que incendiaba los barcos enemigos al concentrar los rayos del Sol; según algunos historiadores, era suficiente ver asomar tras las murallas algún soldado con cualquier objeto que despidiera reflejos brillantes para que cundiera la alarma entre el ejército sitiador. Sin embargo, los confiados habitantes de Siracusa, teniéndose a buen recaudo bajo la protección de Arquímedes, descuidaron sus defensas, circunstancia que fue aprovechada por los romanos para entrar al asalto en la ciudad.

A pesar de las órdenes del cónsul Marco Claudio Marcelo de respetar la vida del sabio, durante el asalto, un soldado que le encontró abstraído en la resolución de algún problema, quizá creyendo que los brillantes instrumentos que portaba eran de oro, o irritado porque no contestaba a sus preguntas, le atravesó con su espada causándole la muerte. Otros datos dicen que, haciendo operaciones en la playa, unos soldados romanos pisaron sus cálculos, cosa que acabó en discusión y la muerte por espadazo por parte de los romanos. Se dice que sus últimas palabras fueron "no molestes a mis círculos".


Publicado por GaetanoLaSpina @ 2:29  | Historia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios