Lunes, 18 de mayo de 2009

Periodo que se extiende desde 505 a 440 millones de años, entre el final del Cámbrico  y el inicio del Silúrico. En esta época el área norte de los trópicos esta enteramente cubierta por el océano y la mayoría de la tierra emergida del mundo se concentraba en el sur, en el supercontinente de Gondwana. A través del Ordovícico, Gondwana se deslizo hacia el Polo Sur y parte de él experimento un cambio climático en el que el tiempo atmosférico se hizo más templado y el aire se cargo de humedad.

VIDA EN EL ORDVÍCICO
El Ordovícico es bien conocido por la presencia de diversos invertebrados marinos incluidos graptolitos, trilobites, braquiópodos y conodontes. Una típica comunidad marina consistía de éstos animales más algas verdes o rojas, las primeros peces primitivos, cefalópodos, corales, crinoides y gasterópodos. Más recientemente han sido encontrados indicios de esporas tetraédricas que son similares a las primitivas plantas terrestres, sugiriendo que las plantas empezaron a invadir la tierra en este periodo.

AGNATHA HETEROSTRACI (o peces sin mandíbula)
Ya han aparecido los primeros peces, primitivos pero peces, En el Ordovícico se inicia el viaje de nuestros protagonistas pero muy lejos de la forma en que hoy en día los conocemos. Pero es interesante ir despacio para comprender lo que son y primero hay que volver a los orígenes. Los más antiguos fósiles de vertebrados son fragmentos de corazas dérmicas de peces sin mandíbulas, clase Agnatha, orden Heterostraci. Provienen del Ordovícico media en Estados Unidos. Algunos restos de fragmentos de dientes encontrados en Rusia son menos fiables de pertenecer a la clase Agnatha. No se sabe si es que los peces habitaban aguas marinas o si se fosilizaron en aguas dulces o fluviales y las corrientes los arrastraron hasta depósitos marinos.

Los peces sin mandíbulas descienden probablemente de un pequeño ancestro de cuerpo blando y de alimentación sedimentívora y filtradora, probablemente también antepasado de los modernos Cephalocordata que son unos peces que viven enterrados en la arena y son filtradores. El cuerpo en estos animales estaría endurecido por una primitiva espina dorsal. Aunque un origen de los vertebrados en aguas fluviales es muy debatido por los paleontólogos, es posible que la movilidad de su cuerpo y la protección proporcionada por su armadura dérmica se desarrollaron en respuesta a las corrientes de su hábitat y a la necesidad de protegerse y escapar de los eurypteridos y sus garras que vivían en las mismas aguas. Por la distribución de ámbito marino de los primitivos cordados, muchos paleontólogos dudan que los primeros vertebrados surgieran en aguas dulces y fluviales.

Los restos de Heterostracan se han encontrado cerca de lo que parecen dep6sitos de un delta en dos localidades norteamericanas del periodo Silúrico. Al final de este periodo, 400 millones de anos atrás, los restos europeos del Heterostracan se encuentran en deltas o dep6sitos costeros. En Silúrico tardío de la zona del mar Báltico, aparecen lagunas y dep6sitos fluviales que contienen peces sin mandíbulas del orden Osteostraci. Algo más tarde, en el Silúrico de la misma región aparecen yacimientos conteniendo fragmentos de Acanthodians, el más primitivo grupo de peces con mandíbulas juntamente con fragmentos de primitivos peces sin mandíbulas. Estos yacimientos se encuentran entre lechos marinos pero parecen ser originarios de regiones fluviales cercanas a la costa.

Es evidente, por otra parte, que hacia el final del Silúrico los vertebrados con mandíbulas y sin mandíbulas estaban bien establecidos y tuvieron una larga historia de evolución conjunta. Hasta hoy los paleontólogos solo tienen restos de formas especializadas que no pueden haber sido los ancestros de los placodermos y de los peces espinosos que aparecieron en el siguiente periodo, el Devónico. Ningún fósil se ha localizado de los más primitivos ancestros de los Agnatha y de los Acanthodans Los extensos lechos merinos del Silúrico y los del Ordovícico están vacíos de restos de vertebrados. Se cree que los antepasados de los peces vertebrados evolucionaron tierra adentro en aguas fluviales o lagunas donde cualquier pequeño y escaso recto o fragmento de fósil fue probablemente arrastrado y esparcido. Los rectos de los mas primitivos vertebrados jamás han sido encontrados.

Hacia el final del Silúrico los cinco órdenes de vertebrados con mandíbulas habían evolucionado excepto los modernos Cyclostomos, los cuales ya están sin las partes duras que normalmente se preservan como restos fósiles. Los Cyclostomos eran desconocidos como fósiles hasta 1.968 cuando una lamprea de estructura corporal moderna fue registrada como perteneciente al Pensilvánico Medio de Illinois en depósitos de casi 300 millones de anos de antigüedad. Evidencias fósiles de los cuatro órdenes de peces acorazados sin mandíbulas están ausentes de los depósitos posteriores al Devónico. Presumiblemente se extinguieron en este tiempo siendo sustituidos por los más eficientes y probablemente mas agresivos Placodermos, Acanthodians, y primeros peces espinosos. Es posible que los Cyclostomos sobrevivieran ya que evolucionaron de los Agnatos y desarrollaron una estructura similar a una lengua rasposa y una boca succionadora siendo capaces de depredar sobre otros peces. Con este tipo de vida aparentemente no tenían competencia por parte de otros grupos de vertebrados marinos.
Los primitivos vertebrados sin mandíbulas probablemente se alimentaban de pequeños organismos filtrando arena y sedimentos igual que hacen las larvas de sus descendientes, las modernas lampreas. La cavidad branquial de los primitivos Agnathos era ancha. Esto es porque los pequeños organismos capturados del fondo por una acción de tipo mordedor de la boca o más probablemente una acción succionadora de esta, pasaban a troves de la cavidad branquial al respirar. Los pequeños seres eran desviados de las branquias hacia el canal de alimentación. Las branquias evolucionaron hacia un aparato para alimentarse edemas de un aparato para respirar. La cabeza y branquias en los Agnathos estaban protegidos por una pesada coraza dérmica. La región de la cola permanecía libre de esta protección para permitir los movimientos natatorios.
Lo más importante en la evolución de los peces y de los vertebrados en general fue la aparición de huesos, cartílagos y el esmalte óseo. Estos materiales se modificaron en peces posteriores, capaces de adaptarse a los muchos ambientes acuáticos y finalmente incluso al medio terrestre. Otros órganos y tejidos básicos de los vertebrados tales como el sistema nervioso central, el corazón, el hígado, el tracto digestivo, los riñones y el sistema circulatorio estaban presentes en los Agnatha. En muchas facetas los huesos, tanto internos como externos, fueron la llave de evolución de los posteriores peces, incluidos en este apartado los tiburones con su moderno y aligerado esqueleto cartilaginoso.

Pteraspis y Thelodus; dos de los animales vertebrados más antiguos que han existido. Estos arcaicos peces,
que vivieron en los océanos que cubrieron la tierra entre 440 y 350 millones de anos, tenían primitivas bocas succionadoras y se alimentaban probablemente de pequeños organismos que habitaban en los sedimentos.

EXTINCION MASIVA DEL ORDVÍCICO

La extinción masiva del Ordovícico ha sido justificada por los paleontólogos como el resultado de un simple evento: la glaciación del continente Gondwana al final de dicho período. Evidencias de dicha glaciación son suministradas por los depósitos glaciares descubiertos por geólogos en el desierto del Sahara. Por las evidencias del magnetismo integrado de las rocas y los datos de los depósitos glaciares los paleontólogos han propuesto una hipótesis para explicar dicha época de hielos. Cuando Gondwana peso sobre el Polo Norte en el Ordovícico, se produjo un enfriamiento del clima mundial tan acusado que provoco la formación de hielo en gran escala en todo el continente, un gran casquete que cubría la mayoría de la superficie terrestre. Este periodo glacial causo un descenso del nivel de los océanos en todo el mundo. Una combinación de este descenso del nivel del mar, reduciendo el ecosistema marino en el talud continental junto al enfriamiento del agua causado por la propia glaciación es el agente directo causante de esta extinción masiva.

La extinción masiva del Ordovícico ocurrió al final de dicho periodo, aproximadamente entre 450 y 440 millones de anos. Esta extinción, considerada como la segunda más devastadora para las comunidades marinas en la historia de la Tierra, causo la desaparición de un tercio de todas las familias de braquiópodos y graptolitos Igualmente afecto a numerosos grupos de conodontes, trilobites y briozoos La mayoría de la fauna constructora de arrecifes fue diezmada. En total más de un centenar de familias de invertebrados marinos pereció en este periodo de extinción.



Comentarios