S?bado, 23 de mayo de 2009

Se le llama así al período inmediato posterior a la rendición de Polonia, entre finales de 1939 y principios de 1940, en el que tanto alemanes como franceses, holandeses y belgas esperaban un ataque del enemigo. Para principios de Octubre Hitler pensaba hacer una ofensiva en el oeste, que fue pospuesta tanto por las malas condiciones del clima, necesarias para las operaciones aéreas, como ante la necesidad de permitir a las fuerzas armadas germanas recuperarse de su esfuerzo en Polonia. Comenzó entonces un período en la que ambos bandos se vigilaban a través del reconocimiento aéreo, con sus respectivas escaramuzas aéreas, así como una serie de enfrentamientos aeronavales entre ingleses y alemanes, algunos de los cuales fueron importantes para el transcurso posterior de la guerra . Querían además ambos bandos comprobar la idea del poder superior de los bombarderos frente a los barcos de guerra, sin contar de que las condiciones de esos ataques habían cambiado desde la época de Billy Mitchel, básicamente porque ahora los ataques se realizarían dentro del radio de acción de los cazas enemigos, además de realizarse a plena luz del día. 

Se necesitaría del apoyo de la aviación de reconocimiento, la cual debía avisar a los bombarderos que despegarían después, la posición de la flota enemiga; sucedía que al arribar los bombarderos a la posición prevista del enemigo, los barcos no aparecían en ningún sitio, por lo que se tomaría la idea del reconocimiento armado, en la que los mismos bombarderos cargados ya con sus bombas, tenían la misión de localizar y atacar de inmediato a los barcos enemigos. De esta manera, los primeros enfrentamientos entre alemanes e ingleses serían del tipo aeronaval. El día 4 de septiembre se produjo el primer enfrentamiento, cuando aviones bombarderos medios tipo Wellington y bombarderos medios tipo Blenhein Mk IV, realizaban incursiones diurnas sobre los buques de guerra alemanes en el estuario del Elba y en Schilling Roads. Los más anticuados bombarderos medios tipo Whitley, estaban limitados al lanzamiento de octavillas sobre Alemania y los territorios ocupados durante la noche . Las defensas alemanas en las costas del mar del Norte la formaban unos 100 Messerchmitt Bf 109 E-1 y Bf 110C-1 . 

En Diciembre de 1939 se realizaron los ataques más importantes, los días 3, 14, pero sobre todo el 18, unos 24 Wellington realizaron un ataque contra los buques de guerra cercanos a Wilhelmshaven. El ataque aquella vez se efectuó en un día soleado, ideal para la interceptación de los cazas. La idea de que una formación cerrada de bombarderos podía protegerse exitosamente frente una oposición de caza, fue frustrada por unos 40 Bf 109E y Bf 110C-1, que habían sido alertados previamente por radar. Los británicos perdieron en ese ataque 12 aviones, es decir, el 50% de los enviados, una tasa de perdida prohibitiva. Este hecho, junto al éxito de los Whitley en sus incursiones nocturnas, convencieron a las autoridades del mando de bombardero de la RAF a realizar tan solo incursiones nocturnas sobre territorio enemigo durante casi todo el resto de la guerra.

El Vickers Wellington, tuvo fuertes bajas en el mes de Diciembre de 1940, imponiéndo la idea del bombardeo nocturno en la RAF


De manera que la improvisación de los métodos de ataque, dieron tanto a alemanes como a británicos las primeras lecciones en cuanto a los grandes cambios que había experimentado la aviación a finales de los años treinta: “las firmes esperanzas depositadas en la aniquilación de las flotas enemigas mediante la acción de los bombarderos y stukas, quedaron defraudadas ya al principio de la guerra. El tiempo desfavorable y la deficiente preparación de las tripulaciones no solo en cuanto a navegación sobre el mar, sino en la búsqueda, identificación y ataque desde el aire a unidades navales, fueron las causas de ello. Por otro, los pocos éxitos alcanzados fueron sobreestimados demasiado. La primera gran batalla aérea de la guerra, el 17 de diciembre de 1939 sobre el golfo de Hesgoland, demostró que las formaciones de bombardeo sin escoltas de cazas tenían que llevar la peor parte en cualquier encuentro con la caza enemiga. Esto era válido para ambos beligerantes y consecuencia de ello fue que las acciones de bombardeo se efectuaran de noche, aunque la precisión saliera perjudicada.” La necesidad de conseguir una noticia espectacular, que sirviera de propaganda a Goering y a la Luftwaffe, les llevó a afirmar que habían hundido al portaviones británico Ark Royal, cuando en realidad este sería hundido por un submarino alemán en el Mediterráneo en 1941.

La “guerra falsa” en los primeros meses de 1940: Mientras tanto, en el centro del continente se vivía una tensa calma. Tanto franceses como alemanes se vigilaban mutuamente por medio de vuelos de reconocimiento, en los cuales los alemanes utilizaban al Dornier Do 17P para las distancias largas y el Henschel Hs 126 para las distancias cercanas. Los franceses utilizaban para estas misiones de reconocimiento al Potez 63.11 y el Bloch 174 a partir del mes de Marzo . Para contrarrestar estas misiones de reconocimiento, se hacían misiones de vigilancia de cazas, en la que hubo las primeras escaramuzas entre alemanes y franceses. 

Muchas Jadgruppen alemanas estaban equipadas aún con el Bf 109D, por lo que los pilotos franceses consiguieron algunas victorias con sus Morane Saulnier MS 406 y los Curtiss Hawk 75A. Los Bloch MB 151/152 estaban entrando progresivamente en servicio, pero la fuerza de cazas francesa era numéricamente inferior a la alemana, mientras que el más moderno caza francés, el Dewotine D.520 no entro en servicio hasta pocas semanas antes de la invasión alemana. Existían aún numerosos escuadrones (Groupes de Chasse) equipados aún con los obsoletos Dewotine D.510 con tren de aterrizaje fijo. 
La progresiva entrada en servicio del Bf 109E , sirvió para nivelar y posteriormente poner la balanza a favor de los alemanes. Un hecho importante sucedió en Enero de 1940 , cuando un avión de enlace biplaza Messerchmitt Bf 108 perdió su orientación cerca de la frontera aterrizando dentro del territorio francés, los tripulantes no pudieron quemar totalmente los documentos, en donde se explicaba el plan de invasión alemán en el oeste (Fall Gelb) . Los franceses tuvieron sus dudas en cuanto la autenticidad del plan que se describía en esos documentos, pensando que podía tratarse de una trampa. En Alemania el hecho condujo a una modificación del plan original, conocido como “el golpe de Guadaña”.



Comentarios