Domingo, 24 de mayo de 2009
Operación “Marita”: La frustrada ofensiva italiana en Grecia y en el norte de África, hizo que los británicos reforzaran su presencia en la zona de los Balcanes,  ayudando a los griegos y patrullando con su flota del Mediterráneo la región. Si Hitler pensaba lanzar una gran ofensiva sobre la Unión Soviética, era necesario asegurar el flanco sur de los Balcanes y el Mediterráneo, ante la posible ayuda británica a los soviéticos a través de los Dardanelos. Por este motivo se planificó una rápida ofensiva sobre Grecia para el mes de abril de 1940, partiendo desde bases en Rumania y Bulgaria, países que se habían unido al pacto tripartito. Un golpe de estado antinazi en Yugoslavia obligó a los alemanes atacar antes este país. De manera que se reforzaron los 400 aviones estacionados en Bulgaria hasta llegar a unos 600, encuadrados en la Lutflotte IV.
El bombardeo a Belgrado[1], en represalia al golpe de estado, se le llamo operación “castigo”, comenzado el día 6 de abril, con más de 50 aviones Dornier Do 17Z-2 y Junkers Ju 88A-4, procedentes de la frontera húngara, además de los Ju 87B-2 que atacaban en picado desde 4250 metros. Los ataques prosiguieron durante los tres días y  noches siguientes, quedando arrasada la ciudad, con unos 17.000 civiles fallecidos.
Este es un junkers Ju 88A-1 de nevergadura reducida aún, y a que el alerón no llega a la punta del ala

La fuerza aérea yugoslava[1] estaba compuesta por aviones Messerschmitt Bf 109E importados, unos 25 Hurricane Mk I (además de unos 100 que se construían bajo licencia), 16 biplanos Hawker Fury, 16 Blenheim Mk I. La industria local había fabricado su propio modelo, el Rogozarski IK-Z[2], monoplano con motor lineal Hispano Suiza, los cuales hicieron alarde de valentía defendiendo Belgrado, de estos había apenas 6 aparatos, los cuales derribaron 10 aviones alemanes. Estaba armado con un cañon de 20 mm que disparaba a través del buje del motor, y dos ametralladoras de 7.92 mm. 

Rogorzaki IK Z
Yugoslavia se rindió en apenas 12 días, continuando los preparativos para la operación “Marita”, la invasión de Grecia. Para esta operación se trasladó a la VIII Fliegerkorps de Richthofen, compuesta principalmente por los Stukas Ju 87, que habían recibido un duro castigo en la batalla de Inglaterra. Los bombarderos de largo alcance de eran en total 280, entre Heinkel He 111H y los más lentos Dornier Do 17Z, de las KG/2 y KG/3; siendo reforzados por los Ju 88A de la II/KG 26 y III/KG 30 del X Fliegerkorps, provenientes de Sicilia, y que operaba desde las bases italianas de Foggia y Brindisi. Había además tres Gruppen del Stg 2, con Ju 87B; el apoyo de cazas correspondió a los Bf 109E-4 y E-7 de los I y III/JG 77 y del I, II y III /JG 27, además de los Bf 110 del II/ZG 26[3].
Además de Belgrado, los alemanes atacaron fuertemente el importante puerto del Pireo en Atenas. Durante el ataque del 6 de abril, un Ju 88 atacó en picado al buque Glen Fraser de 12000 toneladas, el cual contenía 250 toneladas de explosivos a bordo. La explosión fue tan grande que el puerto quedó en ruinas, hundiéndose 11 barcos con un total de 41.489 toneladas[4]. Para apoyar a los griegos, los británicos aportaron unos 80 aparatos, entre biplanos gladiador MkI,  Blenheim Mk I y IV, Hurricanes Mk IA y bombarderos medios Wellington Mk IC. Los Hurricanes MkI luchaban en desventaja contra los Macchi M.C. 200, Fiat G.50 y los superiores Bf 109E. La petición de nuevos y más modernos aviones, como los Hurricanes Mk II y los Spitfire Mk V, no fue satisfecha[5]. El desgaste comenzaba a ser importante, para el 15 de abril solo quedaban 18 Blenheim, 16 Hurricane y 12 Gladiator operativos[6]. La evacuación de las fuerzas británicas en Grecia comenzó la noche del 24 de abril, mientras que se efectuaba una desesperada defensa contra el ataque alemán en las Termópilas[7]. Los Hurricane se trasladaron de Grecia a la isla de Creta, para realizar salidas de cobertura a la fuerzas de evacuación. El ejército griego capituló el 27 de abril. Durante la campaña de Grecia, los cazas de la RAF declararon el derribo de 231 aviones enemigos; perdiendo a su vez 209 aviones, 72 en combate y el resto en ataques a tierra.


[1] Ibíd. P-644.

[2] Op. Cit. Chant C.  P-281.

[3] Op. Cit.Pimlott. P-33.

[4] Enciclopedia ilustrada de la Aviación. P-643.

[5] Recordemos que aún por esas fechas, existía en gran Bretaña el temor de una invasión alemana, siendo el frente de los Balcanes de importancia secundaria.

[6] Ibíd. P-645.
[7] Como siempre el paso de las Termópilas, es el sitio defensivo más importantes para los griegos, como sucedió con los persas en las guerras médicas.


Comentarios