Mi?rcoles, 24 de junio de 2009

Sabemos que la batallade Ingalterra fue una de las decisivas de la Segunda Guerra Mundial. Se han hecho todo tipos de comentarios, yo diría que se han creado hasta mitos. A pesar de que representó un freno en el expansionismo alemán, deberíamos preguntarnos: Que bando resultó ganador en esa batalla aérea?, hasta que punto fue real la contención hecha por la RAF sobre la Luftwaffe?, Hasta que momento hubo intención real de los alemanes de aplicar la invasión León Marino?, y cuando los ingleses de sintieron realmente seguros de que había pasado el peligor de invasión?, Fue el radar inglés tan decissivo como se dice...?.

Estos y muchos otros planteamientos traen siempre bastante debate...

Pero lo ideal sería analizar brevemente, la concepción de defensa aérea inglesa, antes del comienzo de la guerra.

LA CONCEPCIÓN ESTRATÉGICA DE DEFENSA DE LA ROYAL AIR FORCE: La Royal Air Force (RAF) estaba concebida originalmente como una fuerza de vigilancia de los territorios coloniales haciendo uso de bombarderos, los cuales podían llegar a las zonas de conflicto más rápidamente que una fuerza de infantería en tierra. Para estas funciones, desde la década de 1920, se estacionaban bombarderos biplanos en las colonias, pero a comienzos de los años 30, se comenzó a experimentar con la idea del bombardero capaz de volar largas distancias, idea que dio origen al Vickers Wellesley, aparato monomotor de gran envergadura para volar a grandes distancias.

Hugh Trenchard, insistió en la necesidad del bombardero como arma de vigilancia e intimidación en las colonias británicas de ultramar.

A partir de esta idea, inspirada en los conceptos del bombardeo estratégico de Giulio Dohuet y el británico Trenchart, se seguirían desarrollando en aquella década bombarderos estratégicos, con la deferencia de que ahora se podrían instalar cuatro motores en las alas de los bombarderos, en lugar de solo dos. Se podrían alcanzar de esta forma grandes distancias con los cuatrimotores, los cuales podrían llevar mayor cantidad de bombas, en lugar de utilizar un bimotor de gran envergadura volando a gran altura, el cual necesariamente transportaría menor cantidad de carga ofensiva. Vemos pues como, en su concepción original, la aviación militar seguía la idea del bombardero ofensivo estratégico de Dohuet, solo que aplicada a la vigilancia de las colonias de ultramar. Con la llegada de Hitler al poder en 1933, y ante la creación de la fuerza aérea independiente alemana (Luftwaffe), los británicos aceleraron su programa de fabricación de bombarderos cuatrimotores estratégicos, volando el Short Stirling en 1936.


Giulio Dohuet, promotor del bombardeo estratégico como arma preventiva defensiva

En materia de la defensa aérea para las islas de la metrópoli, era obvio que esta estuviese pensada para enfrentar posibles ataques aéreos aproximándose por la costa este de Gran Bretaña. Solo así se puede entender las graves dificultades que tuvieron los británicos en las fases iniciales de la batalla conocida como de Inglaterra. Y así lo enfatiza Sir Hugo T. Dowding en su carta al Winston Churchill, cuando analiza la situación de Francia. En el punto número cinco advierte: “Me gustaría recordar al Consejo Aéreo que la última estimación que hicieron en cuanto a la fuerza necesaria para defender a este país era de 52 escuadrones, y mi fuerza ha sido reducida ahora al equivalente de 36 escuadrones.” Estaba previsto de antemano, que si los ejércitos alemanes lograban invadir los Países Bajos, se enviaría rápidamente al norte de Francia un Cuerpo Aéreo Expedicionario, con la finalidad de ayudar a las fuerzas francesas en la contención del ejército invasor, pero las superiores tácticas de combate alemanas, (tanto en tierra como en el aire), desbarataron las defensas franco británicas. Ahora los ingleses tendrían que afrontar la imprevista realidad de tener a la Luftwaffe encima de ellos, a corta distancia y al sur del país; situación para la cual no estaban preparados, con los resultados que más adelante explicaremos.

En el punto número siete Dowding dice: “Se recordará que la estimación de 52 escuadrones se basó en la asunción de que el ataque llegaría desde el este en la medida de que las defensas pudieran ser flanqueadas en vuelo. Ahora tenemos que afrontar la posibilidad de que los ataques vengan desde España o incluso desde la costa norte de Francia. El resultado es que ahora se extiende mucho al tiempo que nuestro recursos se reducen.” Se evidencia además en estas líneas, que la defensa de la Gran Bretaña estaba concebida en la interceptación en profundidad sobre el Mar del Norte, de las fuerzas de bombarderos enemigos, que serían atacadas por numerosos escuadrones de cazas monomotores, formaciones que se conocían como “Alas”, equivalentes al Geschwader alemán. Pero al cambiar las condiciones por la cercanía de la Luftwaffe, y ante la superioridad en caza de los alemanes, (en proporción de dos a uno), la estrategia de la defensa en ataques defensivos formando grande “Alas” sería rechazada por Dowding y Keith Park, a favor de una política que evitaría el desgaste en la cantidad de aparatos, ante la inminencia de invasión de los alemanes cruzando el canal de la Mancha.

Esto traería discusiones entre los jefes de los Grupos de Caza 11 (sudeste de Inglaterra) y el del Grup 12 (centro del país), durante los dos primeros meses y medio de los combates aéreos, hasta cuando los alemanes cambia su estrategia aérea, reduciéndose el peligro de inminente invasión.

Sabemos que despues de tomar Francia, Hitler planeaba invadir Inglaterra, hecho que no estaba previsto antes de comenzar la guerra, en 1939.

CÓMO SERÍA LA INVASIÓN POR AIRE?

La operación “León Marino” , el plan de invasión de las islas británicas, tenía que efectuarse en los días de buen clima de aquel verano de 1940; esperar hasta el otoño traería el inconveniente del mal tiempo que dificultaría las operaciones aéreas de cobertura necesarias para continuar la Blitzkrieg en el territorio británico. El cruce del canal de la Mancha, se había comparado al principio, como una operación similar pero de mayores dimensiones, al cruce exitoso del río Mosa, en su parte más angosta de Calais a Dover.

El sudeste de Inglaterra era la región más cercana al continente, por lo tanto la que permitiría un cruce más rápido del canal. Habría que contar para esta enorme operación, como condición fundamental, el logro de la superioridad aérea total de la Luftwaffe sobre el Mando de Caza de la RAF, al menos en el sudeste inglés, zona de los desembarcos, cuya fecha exacta no se había determinado aún.

Se sabía que tanto la RAF, a través del Mando de Caza y el Mando de Bombardeo, así como la Royal Navy, se opondría con todo su poder a la invasión. El hecho ya demostrado de que se podía destruir una poderosa fuerza de buques de superficie, siempre y cuando se contase con el dominio del aire que evitase la defensa aérea de los buques enemigos, motivo a la Luftwaffe a lanzarse a la conquista del cielo sobre el canal, a través del ataque de los convoyes ingleses, que deberían ser defendidos por los cazas de la RAF.

Messerschmitt Me 321, asi planearia para aterrizar suavemente en las campiñas del sur de Inglaterra, obviamente en un ataque sorpresa, que jamás se dió. Estos aviones no estaban listos para 1940, pero su desarrollo prosiguió para cuando des pués de la derrota de Rusia, la Luftwaffe volviera su mirada hacia Inglaterra.

Se trataba pues de una batalla de desgaste, ya que se sabía de la superioridad numérica alemana en número de cazas, que eran los aparatos claves para la consecución del dominio aéreo, los alemanes disponían alrededor de unos 1200 contra unos 650 de la RAF.
La necesidad de transportar un gran número de tropas totalmente equipadas, así como tanques ligeros, de una manera rápida, por aire y aprovechando el factor sorpresa, motivó a la fabricación del planeador gigante Messerschmitt Me 321 Elephant, el primero de los cuales solo voló a principios de 1941, época en la cual Hitler ya había dejado la idea de invadir Gran Bretaña para atacar a la Unión Soviética. Capaz de transportar unos 100 soldados más un tanque ligero, el Me 321 debía ser remolcado por tres bimotores Messerchmitt Me 110, utilizando para ello cables de acero .

He 111 Z, diseñado para remolcar al Me 321, ante lo peligroso del remolque con tres aviones.

Lo peligroso de la operación motivo al diseño novedoso del Heinkel He 111Z , consistente en la unión de dos bombarderos por el ala, utilizando una quinto motor que serviría de unión. Llego a volar un prototipo, pero la necesidad de utilizar dicho aparato jamás se presentó. Hubieron otras mejoras en el diseño de los modelos clásicos utilizados durante la batalla, los cuales haremos referencia durante la descripción de los acontecimientos.

El planeador gigante despegaria asistido por cohetes, y remolcado por tres Me 110. En un mision de entrenemiento, uno de los Me 110 perdio el control de coordinacion en remolque, chocando los tres aparatos y arrastrando al Me 321, con mas de 80 soldados a bordo... no hubo sobrevivientes.

Para la defensa aérea del territorio británico, la RAF había organizado al Mando de Caza en cuatro grandes grupos de caza. En el sudeste del país, incluyendo a Londres, el área más posible a servir de cabeza de playa de la invasión (Dover), se desplegaría el Grupo de caza 11 del vicemariscal del Aire Keith R. Park; el Grupo de Caza 12, del vicemariscal del aire Leigh-Mallory, cubriría del centro del país; el Grupo de Caza 13 cubriría el norte, incluyendo a Escocia; a ultima hora se creó el Grupo de Caza 10, para cubrir el sur occidente del país.

Dowding, jefe del mando de Caza.


Albert Kesserling

Sperrle
Para el ataque aéreo la Luftwaffe había dispuesto de tres flotas aéreas; la Lutflotte II al mando del mariscal Kesserling, estaba basada en Calais, Países Bajos y Bélgica; la Lutflotte III al mando del mariscal Sperrle, basada en Normadia y la región de Cherburgo; la Lutflotte V del General Stumpff, operaba desde Noruega y Dinamarca . Se trataba pues de una operación eminentemente estratégica, en la que la Luftwaffe no estaba debidamente equipada, dado su equipo diseñado para operaciones tácticas. Por lo general los historiadores han dividido a la batalla de Inglaterra en cinco fases:

1)El Kanalkampf o Batalla del Canal
2)Adlerangriff o “El ataque de las Aguilas”, como lo llamaron los alemanes.
3)La continuación del anterior, pero con el cambio de táctica de la Luftwaffe al escoltar de cerca de los bombarderos, además de la crisis de la escasez de pilotos ingleses, esta fue la fase desiciva.
4)El bombardeo diurno sobre Londres
5)El “Blitz” nocturno y el ataque diurno a Londres con cazabombarderos.

Algunas Fuentes:
Bishop E. La Batallade Inglaterra, editorial san Martin, 1975
Bekker C. La Luftwaffe, 1970
Enciclopedia ilustrada de la Aviacion



Comentarios