Mi?rcoles, 24 de junio de 2009

Tercera fase, de revisión táctica (del 24 de Agosto al 6 de septiembre): 

La estrategia de la Luftwaffe de desgastar al Mando aéreo de caza británico a través del continuo bombardeo de los aeródromos más meridionales del país, estaba comenzando a tener resultados positivos para los planes alemanes. Los cazas ingleses ya no podían permitirse el atacar con un grupo reducido de aviones para evitar en lo posible la pérdida de aviones y pilotos, ahora sus propias bases estaban en serio peligro de desaparecer destruidas, trayendo como consecuencia su abandono y el la consiguiente pérdida del dominio del aire en la zona clave de la invasión alemana.

Ahora se debía defender las bases con la mayor cantidad de cazas posibles, incluso se le pidió ayuda de refuerzos al Grupo de caza 12 ubicado al norte de Londres, los cuales nunca llegaban a tiempo para la acción. La perdida de cazas ingleses se compensaba casi a un ritmo algo superior que las pérdidas, pero en donde Dowding tenía gran preocupación era en el ritmo de pérdidas de pilotos entrenados, cuyos sustitutos no tenían las horas de vuelo de entrenamiento suficiente para enfrentar a los expertos pilotos de las jadgruppen alemanas, cuyo programa de entrenamiento era superior al inglés. Dowding temía perder la batalla aérea solo por esa razón.

En esta fase de la batalla, la Luftwaffe adopto algunos cambios en sus métodos de ataque, como la de engañar al radar, hacer ataques de diversión en zonas menos importantes, o atacar en dos grupos una misma base, un grupo de bombarderos rápidos tipo Junkers Ju 88 A-1 atacaba con escolta la base desde una altura media, y después bombarderos tipo Dornier Do 17Z atacaban a baja altura, aprovechando el caos y la confusión del ataque anterior. También se efectuaban ataques en rasante por parte de los cazas Messerschmitt Bf 109 y 110.

El día 23 de Agosto sucedió un hecho fortuito pero que representó un cambió total en el curso de los acontecimientos. En una misión de bombardeo nocturno hecha sobre la zona industrial y portuaria del Támesis, algunos bombarderos alemanes perdieron el rumbo, soltando sus bombas sobre zonas residenciales de Londres.
En represalia, El Mando de Bombarderos de la RAF envió aviones a bombardear Berlín durante la noche del día 25, causando escasos daños, pero dejando en ridículo a Goering quien dijo que tal cosas jamás sucedería. Posteriormente a principios de septiembre, Hitler anuncio en un acto público que borraría del mapa a cada una de las ciudades inglesas, incluida Londres .

Antes de comenzar con los bombardeos sobre las ciudades, se decidió ejercer mayor presión sobre los aeródromos más al interior del país, al sur de Londres. Las pérdidas en ambos bandos eran graves, las de la Luftwaffe eran numéricamente superiores, aunque en su mayoría eran bombarderos. La perdida de cazas ingleses comenzaba a ser superior a la de cazas alemanes, debido al inferior entrenamiento de los nuevos pilotos. A punto se estuvo de decidir la evacuación de todas las bases al sur de Londres, lo que hubiera representado la victoria táctica de la Luftwaffe en el objetivo de dominar los cielos del sureste inglés. Fue la decisión de Hitler de bombardear las ciudades inglesas, lo que le dio el respiro necesario al Mando de Caza para recuperarse.

Messerschmitt Bf 109E, an esta fase de la batallale permiten volver a las "casería libre", sin alejarse demasiado de los bombarderos.

Desventajas de los cazas de la RAF en esta fase de la batalla:
1) El afincamiento de los ataques bombarderos de la Luftwaffe sobre los aeródromos en todo el sureste inglés, incluso los más cercanos al sur de Londres; comenzó a producir un agotamiento excesivo sobre el personal de mantenimiento en esas bases de la RAF, quienes ahora no tenían respiro para acondicionar las pistas de aterrizaje, mucho menos los hangares de aviones.

2) La peligrosa escasez de pilotos de caza de la RAF, sobre todo con suficiente entrenamiento y experiencia de combate; comenzó a afectar peligrosamente al Mando de Caza. Se comenzó a reclutar a pilotos del Mando Costero de la RAF que no tenían experiencia real de combate, además de incorporar a pilotos extranjeros polacos, checos y canadienses.

3) La producción de cazas británicos era de unos 100 aparatos semanales, hecho que compensaba las pérdidas en combate, las cuales comenzaban a ser superiores a la de los alemanes en cuanto a cazas se refiere . En este sentido, se le hicieron algunas modificaciones necesarias a los cazas británicos, para mejorar sus prestaciones en combate. Se comenzaron a fabricar hélices con régimen de revolución variable en sustitución a las de paso fijo , además de las mejoras en el carburador del motor Merlin.

4) La ayuda de emergencia pedida por el Grupo de Caza 11 del sureste al Grupo de Caza 12 del centro del país, no ayudó para nada a la causa británica. Esto se debía a una contradicción radical en los criterios de sus respectivos comandantes, Keith Park y Leigh-Mallory, este último pensaba que una gran ala de cazas defensores, compuesta por aviones de cuatro o cinco escuadrones, serían más efectivas que formaciones de cazas menores. Pero el tiempo que tardaba en reunir tantos aviones en el aire, provocó que estos aparatos no llegaran cuando se les necesitaba. Esto provoco rivalidad entre ambos jefes que en nada ayudaba a su causa en esta fase de la batalla.

Ventajas de la Luftwaffe:
1) La vuelta a las táctica de freig jagd (siempre que fuesen cercanas a los bombarderos) estaban dando la ventaja a los alemanes en la guerra de desgaste contra los cazas de la RAF. Los pilotos alemanes seguían encontrando a sus rivales a mayor altura. Al mismo tiempo, se mantenían algunos cazas muy próximos a los bombarderos.

2) Los bombarderos a las instalaciones de radar se intensificaron nuevamente, especialmente los realizados por la unidad experimental Erprobungsgruppe 210, equipados con cazas bombarderos Messerschmitt Bf 110 C-4, capaz de llevar hasta 2 bombas de 250 Kg. , una bajo cada ala. Se logró la inutilización de cinco de seis centros de radar, logrando la descoordinación de la defensa de caza inglesa, al menos hasta el 15 de septiembre.

3) Las nuevas tácticas de ataque de las formaciones de bombarderos alemanes causó gran confusión en el sistema de defensa de la RAF. Al ser detectadas las formaciones de bombarderos por el radar, estos se dispersaban dirigiéndose a distintos objetivos; se lograba así una dispersión de los cazas defensores ingleses, lográndose a la vez una disminución en las pérdidas de los bombarderos alemanes. Los bombardeos y ataques en rasante alemanes no daban respiro al personal de reparación de los aeródromos.

Cuarta fase, el bombardeo diurno y nocturno a Londres (7 de septiembre al 15 al septiembre): 

Tomada la decisión de bombardear las ciudades inglesas, se tomo la decisión de bombardear intensivamente a Londres. Los ataques comenzaron el día 7 por la tarde, con unos 350 bombarderos Junkers Ju 88A-1, Heinkel He 111H y Dornier Do 17Z-2; los cuales eran escoltados por más de 600 Bf 109 y Bf 110C. En los días previos al 15 de septiembre, la RAF seguía teniendo una pérdida de cazas superior al de los alemanes en ese tipo de aviones.

El día 15 de septiembre se considera el día decisivo de la batalla de Inglaterra; en este día por primera vez, y gracias a la reparación del sistema de radar, se logró coordinar y agrupar una enorme gran ala de cazas . Las bajas alemanas fueron tan grandes, que a partir de ese día disminuyeron los ataques de los bombarderos durante el día; y lo más importante, Hitler suspendió la operación León Marino el día 17.


He 111 descubierto en Noruega, se estrelló en Abril de 1940.

Ventajas de los cazas de la RAF:

1) La interrupción del continuo bombardeo de los aeródromos y el sistema de radar en el sureste inglés, dio el respiro necesario para la reparación de los mismos. Permitió esto reagrupar y recuperar las exhaustas fuerzas del Mando de Caza de la RAF.

2) Ahora se tenía mayor tiempo entre el aviso de los radares y el arribo de los bombarderos alemanes; lo suficiente como para formar grandes alas de cazas defensores, que ahora si lograban formarse a una altitud suficiente para lanzarse contra las formaciones de aviones atacantes.

3) En esta fase de la batalla, se podía concentrar la reacción defensiva de cazas, en lugar de dispensarse, como venía ocurriendo antes.

4) Gracias a la paliza del 15 de septiembre, los Spitfire y Hurricanes lograron disminuir los ataques diurnos sobre Londres. Los bombarderos alemanes se limitaron ahora a atacar objetivos industriales, objetivos estratégicos que en su mayoría estaban en zonas lejanas. Esto proporciono un descanso para los pilotos de caza ingleses.


Dornier Do 17Z, era más adecuado para el bombardeo de pistas a baja altura, gracias a su maniobrabilidad y su delgado perfil.

Desventajas de la Luftwaffe:

1) La lejanía del objetivo principal, Londres, exigía tomar un rumbo de vuelo inflexible en línea recta, para que los cazas de escolta Bf 109E pudieran llegar al lugar escoltando a los bombarderos, de manera que estos solo podían combatir por muy escasos minutos antes de volver a sus bases. Esto facilitó la defensa inglesa que ahora se concentraban en gran número y atacaba con mayor facilidad a una formación enorme de aviones enemigos.

2) En definitiva, el resultado de la batalla por parte de los alemanes, quedo dependiente del limitado alcance de los cazas Bf 109E, ante el fracaso del modelo que originalmente le correspondía esta función, el Bf 110C, el cual si tenía la capacidad de alcance necesario para escoltar a los bombarderos.

3) No tuvieron los alemanes la previsión de construir depósitos de combustible exteriores de 300 litros, como los utilizados por los Stukas y Bf 109 durante la campaña de Noruega. De disponer de este elemento, los Bf 109E hubieran podido defender bien a los bombarderos, evitando la derrota del 15 de septiembre.

4) El comienzo de una ofensiva de carácter estratégico por parte de la Luftwaffe, estaba ya mucho más allá de su capacidad original para la que fue concebida. Para algunos expertos, comos Cajus Bekker , la Luftwaffe perdió la batalla de Inglaterra en 1938, año en el cual Hitler había asegurado que no se tenía prevista ninguna guerra contra Gran Bretaña en el futuro. Esto motivo al jefe del Departamento Técnico de la Luftwaffe, Ernst Udet, asi como a Kesserling, a inclinarse por la cancelación de los bombarderos cuatrimotores estratégicos (Ju 89 y Do 19) a favor de los bombarderos bimotores y en el Ju 87 Stuka, así como el empeño obstinado de que el Junkers Ju 88, el Dornier Do 217, el Messerschmitt Me 210 y el Heinkel He 177 se acondicionasen para poder realizar bombardeos en picado, causando retrasos y el fracaso de estos dos últimos modelos.

5) Los bombardeos estratégicos nocturnos de la Luftwaffe sobre las zonas industriales de Gran Bretaña, sobre todo en la industria aeronáutica; no afecto prácticamente la producción de aviones. Esto se debía a las deficientes técnicas de navegación nocturna de la época, así como a la insuficiente carga de bombas y al limitado alcance de los bombarderos bimotores alemanes



Comentarios