Domingo, 27 de septiembre de 2009
La campaña en Italia de Aníbal. Batallas de Trebia y Cannas.

Creo que existen suficientes evidencias para demostrar que Cannas no es un ejemplo aislado, sino el punto máximo de un proceso evolutivo de la táctica de Aníbal. En el trabajo que yo realizara tiempo atrás, señalaba como antecedente a la batalla de Trebia, 218 a. C., la primer gran batalla de Aníbal en suelo Italiano. Cito de mi trabajo:

 “…Allí Aníbal también practica un movimiento envolvente, aceptando al impetuoso romano su propuesta de batalla formando en LINEA frente a ellos con los mercenarios celtas e iberos en el centro, y luego de eliminar la pobre caballería romana hace caer sobre los flancos y retaguardia tropas africanas (propias de la ciudad de Cartago) que había emboscado hábilmente y habían pasado desapercibidas por los romanos. La tremenda presión ejercida sobre los flancos romanos, que se ven atacados de todos lados, los para en seco y entran en pánico, no así el centro del dispositivo romano que al ver caer sus flancos, entiende claro que la batalla esta perdida, por lo que arremeten contra el centro cartaginés rompiendo la línea y escapando. Esto demostró a Aníbal la capacidad de la infantería romana, fue victoria para el, pero los legionarios habían roto su cerco y escapado. Se prometió que no volvería a pasar…”


 

Esquema de la batalla de Trebia. Revista Osprey.


En la Batalla de Cannas, 216 a. C. Aníbal corrige sensiblemente su planteo táctico, y me vuelvo a citar:

 “…en lugar de formar en línea, como en Trebia, hizo avanzar el centro de su formación sobrepasando su flancos, conformando una CUÑA. Estas tropas eran en su mayoría mercenarios celtas e iberas, y los obligo a formar intercalados…” “… También en las alas de caballería tomo decisiones acertadas, en lugar de repartir en partes iguales la caballería, prefirió que los mas numerosos celtas e iberos formaran todos juntos del lado izquierdo para asegurarse la victoria contra la caballería romana, del otro lado los Numidas menos numerosos, deberían enfrentar a la  aliada romana. Así planteada las cosas, la infantería romana comenzó a avanzar, de a poco la línea cartaginesa comenzó a ceder y los romanos se entusiasmaron, por fin derrotarían al cartaginés. Pero no sabían que esto estaba previsto por Aníbal, y que estaban entrando a su trampa. A medida que avanzaban, el frente rival cambiaba de forma, ahora el centro cartaginés habría de traspasar sus flancos pero hacia atrás, formando una bolsa que atraparía a los legionarios y los asfixiaría, puesto que el espacio seria cada vez menor para la maniobra. Los flancos cartagineses habían permanecido en su sitio sin ceder un palmo, por lo que la legión debió deformarse también al punto de perder la línea de batalla habitual, es así como, a pesar de la diferencia numérica, la legión deja de avanzar y pierde efectividad. Como si esto fuera poco caen sobre sus flancos las tropas africanas, y por detrás la caballería celta e ibera (habían derrotado a la romana y ayudado a la númida a derrotar a la aliada romana, los númidas se ocuparon de evitar que la caballería romana se reagrupara). Se cierra el cerco…”


Esquema de la batalla de Cannas. Revista Osprey.

No quiero dejar de lado comentar del destacado desempeño de Aníbal y su hermano menor Magon, quienes ubicados en el centro mismo de la formación cartaginesa, se encargaron de coordinar personalmente las evoluciones de su infantería. Primero ubicando las unidades en formación “cóncava” y luego llevándola a “convexo”, evitando el colapso de la formación.

Nada igual volverá a ser visto en un campo de batalla, ¿o si? La verdad es que es imposible que semejante genialidad quedara en el olvido, es cierto que había demasiadas situaciones que hacen de esta batalla un ejemplo “casi” irrepetible (por Ej.: la idiotez de Varron o la característica del campo de batalla). Digo “casi”, porque no fue la última vez que se puso en práctica esta táctica y con resultados variados. Claro esta que ninguno con la magnificencia de Cannas.

Antes de analizar estos otros ejemplos, repasemos los puntos clave de este planteo táctico.

 

Primeras lecturas sobre estas dos batallas. Análisis táctico de Trebia y Cannas

Se desprenden una serie de constantes fácilmente verificables. La caballeria es una de estas constantes, pieza clave del planteo, pues aquel que utilice esta táctica debe conseguir superioridad en esta arma, los numidas (verdaderos centauros), la caballería cartaginesa (pesada), la caballería española y celta (pesada y liviana) hicieron la diferencia tanto en Trebia como en Cannas.

Sin embargo es la infantería la que ocupara el rol más importante en el planteo, parece que la clave esta en la particular combinación de infantería “pesada” española y celta, con la africana. Aníbal descubrió que colocando a los españoles (luego también a los celtas) en el centro del dispositivo flanqueados por la poderosa infantería libio-fenicia (falangistas) conseguía esa mezcla de plasticidad y potencia que necesitaba dicha táctica. Esto va a ser una constante en todos los planteos señalados. Los españoles soportaran el peso de la batalla en el centro, incluso podrán ceder terreno sin que peligre la integridad del dispositivo gracias a su “plasticidad”, mientras que los africanos presionaran en las alas rivales o bien ejecutaran movimientos de flanqueo. Este retroceso del centro, y avance de los flancos, deformara la línea de batalla, y justamente perder la “línea” de batalla es algo que la infantería pesada no se puede permitir*.

Luego la caballería castigara por la espalda. No existe infantería pesada que pueda soportar eso. En resumen, necesitas de dos flancos bien fuertes, bien anclados en el campo (cuyo rol en dichas batallas fue cumplido por las tropas africanas de elite), un centro flexible que atraiga la formación enemiga sin riesgo de romper formación ante la presión del enemigo (rol que cumplirán las tropas mercenarias españolas y celtas). Y una caballería mas que capaz, obviamente.

El origen de tal táctica tiene que estar en las campañas de los Barcidas en España, donde la infantería africana siempre menos numerosa, debía complementarse con la las levas españolas que irían en aumento. Pero lamentablemente no hay muchas referencias a esto en las fuentes antiguas. Sin embargo, el hecho de que el la empleara en Italia casi al mismo tiempo que su hermano Asdrúbal lo hiciera en España, da a entender que el “germen” de dicha táctica naciera antes de las campañas de Aníbal. La única batalla de Aníbal en suelo español, relatada por Polibio, no cuadra dentro de este “tipo”, la situación es completamente distinta, y me refiero a la “Batalla del Rio Tajo”:

 “Si los cartagineses se hubieran visto forzados a combatir en batalla ordenada, hubieran perecido sin remedio. Pero Aníbal tuvo en esta ocasión la sagacidad y prudencia de irse retirando lentamente, poner por barrera al río Tajo y dar la batalla en el paso del río. Efectivamente, auxiliado de las ventajas del río y de los casi cuarenta elefantes que tenía, todo le salió maravillosamente como había pensado. Los bárbaros intentaron superar y vadear el río por muchas partes; pero la mayoría perecieron en el desembarco, porque al paso que iban saliendo los elefantes que estaban a la margen, los atropellaban antes de ser socorridos. Aparte de esto, la caballería, como resistía mejor la corriente y desde encima del caballo peleaba contra la infantería con ventaja, mató mucha gente en el mismo río. Por último, Aníbal pasó al otro lado, y dando sobre los bárbaros, ahuyentó más de cien mil. Con esta derrota no hubo ya pueblo, del Ebro para acá, que osase hacer frente a los cartagineses, como no sea Sagunto.”

POLIBIO DE MEGALÓPOLIS. HISTORIA UNIVERSAL BAJO LA REPÚBLICA ROMANA. TOMO I. LIBRO TERCERO

Como pueden ver, si bien el genio de Aníbal queda nuevamente en evidencia, no es el caso que nos toca. Ahora bien, les dije que casi simultáneamente a que Aníbal aplaste las legiones en Cannas, Asdrúbal pondrá en práctica dicha solución táctica, pero con distinto resultado. Veamos que pasa cuando las cosas no salen como uno las pensó.

 *Como por ejemplo en Queronea, donde los atenienses adelantan imprudentemente sus líneas en el flanco izquierdo en persecución del flanco comandado por Philipo creyéndolo derrotado (era una artimaña de este), pero creando un hueco que el centro griego no pudo cubrir por mas que lo intento (por ser infantería pesada de tipo hoplítica. La línea de batalla se rompió en ese punto, y permitió finalmente la victoria Macedonia.

Los riesgos de la táctica envolvente. La batalla de Dertosa. Asdrúbal Barca, 215 a. C.

 Un año después de Cannas, Asdrúbal intentara poner en práctica dicho planteo táctico, dicha batalla será el primer enfrentamiento con los hermanos Publio y Cneo Escipion (que la habían padecido en Trebia), en España y en lo que será una de la serie de batalla que se libraran antes de la llegada de “el Africano”. La batalla:

Los romanos formaron de manera tradicional, con las “legiones romanas” en el centro, flanqueados por las “legiones aliadas latinas”, o sea, lo mejor en el centro, 28.000 hombres es total. Dos alas de caballería cubrirían los flancos (600 romanos y 1.800 itálicos, más 400 españoles). Asdrúbal en cambio, situó a las levas españolas en el centro (8.000 hombres, mas 1.000 ligures), flanqueados por los falangistas africanos (dos flancos de 7.500 hombres cada uno) de infantería pesada. La caballería a los lados con los elefantes (caballería numida, libia y española, 3.500 hombres en total). En la vanguardia tropa ligera, entre ellos los honderos baleares.

Así dispuestos, se dio comienzo a la batalla, la tropa liviana dejo su lugar a la pesada mientras los elefantes arremetían sin efecto a la caballería romana que logro mantener posición. La infantería romana presiono y obligo a retroceder al centro cartaginés, en cambio los falangistas africanos empujaron a las legiones aliadas. Parecía que se repetía Cannas, pero no pudo ser. Las caballerías no se sacaban ventaja y los flancos romanos no cayeron. Finalmente los romanos del centro consiguen romper la formación rival y todo el dispositivo cartaginés se vino a bajo.

Recordemos que en Trebbia había sucedido algo similar, pero el triunfo de la caballería y de la infantería en los flancos le habían dado la victoria a Aníbal. Se deduce entonces que las tropas del centro deberán contener la presión del centro rival el tiempo suficiente para permitir que tus flancos logren vencer, y podrán hacerlo gracias a su característica flexibilidad y libertad de movimientos, pero de no lograr ventaja en las alas y flancos, corres el riesgo de que el centro de tu dispositivo llegue al límite y colapse, y esto fue lo que ocurrió en este caso.

El que Asdrúbal haya intentado vencer con esta táctica, mas el desempeño de Magon en Cannas, me hacen pensar que esta solución “táctica” era algo que los hermanos Barcida tenían bien incorporado. Claro que Asdrúbal no conocía los “últimos adelantos” creados por Aníbal en Trebia y Cannas, de allí su disímil resultado. Asdrúbal era un buen general, y lo demostrara luego vengando esta derrota y matando a los hermanos Escipion, pero no estaba al nivel de su hermano.

La táctica de Aníbal no solo prendió en sus hermanos, también entre los romanos tuvo aceptación, como veremos a continuación.

 

Escipion se viste de Aníbal. Batalla de Illipa, 206 a. C.

Luego de la batalla de Baecula, en el 208 a. C., Asdrúbal se retira de España, dejando a los otros generales cartagineses que allí operaban con sus propios ejércitos, la misión de defender la península.

Será en la victoria de Illipa, dos años después, donde los romanos eliminaran la presencia cartaginesa de España. Curiosamente, será Escipion, en esta batalla y no sus rivales (Asdrúbal Giscon y a Magon Barca) el encargado de poner en practica el planteo de Aníbal y con resultado favorable. El romano estaba desarrollando una campaña magnifica, con una serie de victorias desarrolladas a partir de soluciones muy imaginativas, y en este caso, siendo el mismo victima del “genio” de Aníbal en Cannas, parece haber aprendido la lección de aquel y emplea contra los cartagineses la táctica que ellos mismos (los Barca en realidad) habían utilizado para derrotarlos.

Salio Escipion de Tarraco en busca de los cartagineses con un ejército inferior en número, pero con una moral altísima. Su ejército contaba con 45.000 infantes, de los cuales un importante número eran aliados españoles, más 3.000 de caballería. A diferencia de otras batallas donde las legiones (romanas o aliadas) eran las dueñas del campo, ahora ceder protagonismo a otro tipo de tropa. Los cartagineses opondrán 50.000 hombres, 4.000 jinetes y 32 elefantes. Una vez frente a frente los ejércitos, las tropas livianas comenzaron a intercambiar proyectiles. Acto seguido, Escipion comenzó una serie de movimientos que dejo absortos a sus rivales, estaba claro que este el ejercito romano era el mejor y mas profesional que “la loba” había dispuesto jamás sobre un campo de batalla. Finalmente, con las tropas españolas en el centro, las legiones en los flancos con sus flancos a su vez protegidos por los velites, y la caballería en las alas, avanzo sobre el enemigo.

Asdrúbal Giscon había dispuesto su ejército de forma conservadora, al parecer no había intercambiado ideas con los Barca. La infantería pesada africana formo en el centro esta vez, flanqueado por las levas españolas. Dos alas de caballería con los elefantes delante cerraban la formación.

Los velites recibieron a los elefantes y dieron cuenta con ellos fácilmente, quienes se retiraron del campo sin apenas haber participado, arrastrando a la caballería con ellos. Fue ahí que los flancos romanos, las legiones y caballería, cargaron contra los flancos cartagineses, los que no pudiendo resistir la presión cedieron terreno. El centro cartaginés todavía no había entrado en combate y la batalla estaba prácticamente decidida a favor de los romanos. Acto seguido huyeron del campo. La victoria romana fue total, nunca mas un ejército cartaginés pisaría España.

Esquema de la batalla de Illipa. Revista Osprey.

 Que Escipion halla adoptado esta solución táctica, abandonando la tradición romana, no solo habla muy bien de el, sino también nos da indicio de los porque de este planteo. Era evidente, que sector medio flexible solo podía ser conformando por tropas del tipo de las españolas o celtas, y que los flancos no podían confiarse a las tropas que no consideramos lo mejor que tenemos. Por otro lado el rol de la caballería era importantísimo en este esquema, ya no en la labor de ruptura típica de los ejércitos de Alejandro, por ejemplo, sino la pieza que cierra el cerco.

Análisis de un posible antecedente. Batalla de Ausculum, 279 aC.

No pude establecer un antecedente anterior a la batalla de Trebia en el currículum de la familia Barcida. Sin embargo, conocida es la fascinación que tenia Aníbal para con Pirro, me incline por revisar su trayectoria buscando algo que le halla interesado a Aníbal y su familia. Descartando cualquier batalla fuera de las que lo enfrento con romanos, me centre en sus dos victorias. De Heraclea no hay mucho que decir, las mimas fuentes son escasas. Pero sobre Ausculum tenemos más datos, dos relatos, uno de Plutarco y otro de Dionisius de Halicarnasso. Siendo el relato de este último el que más me interesa, veamos:

Según Dionisio, los romanos formaron de la siguiente manera, el flanco derecho será tomado por la II Legión en el extremo, hacia adentro su equivalente aliada, en el otro flanco (el izquierdo) la I Legión (lo mejor de los romanos), también en el extremo del flanco y hacia adentro su equivalente aliada, las legiones III y IV toman el centro junto a sus respectivas legiones aliadas. Dos alas de caballería (romana y aliada) cierran la formación. Si bien los flancos romanos, con las legiones I y II parecen fuertes, la intención de intercalar una legión de romanos con una de aliados, nos habla de otra cosa. Los romanos estaban siendo conservadores, con una línea de batalla compensada. Me olvidaba, detrás de la formación, los carromatos.

Pirro en cambio parece inclinarse por otra cosa. Dispondrá lo mejor de sus tropas frente a la Legión I (ya dije que era lo mejor de los romanos) y hacia adentro de su formación, o sea en su propio flanco derecho (el izquierdo romano), hablamos de la Falange Macedonia en el extremo derecho, y los Tarentinos también de falange, alternados con unidades de italiotas, ambraciotas. Luego ira disponiendo al resto de las tropas aliadas consecutivamente, el centro lo tomaran Brutios, Lucanos y Salentinos, mas Tesprotos, Caones, y Molosos (tribus epirotas), mas Etolios, Acamanes y Alamanes. Cierran el dispositivo tomando el flanco izquierdo un importante contingente de Samnitas. La caballería toda aliada italiana, se repartirá en los flancos, siendo menos numerosa que la romana. Detrás de esta los elefantes junto a tropa liviana esperaran su turno. Pirro con su caballería de Agema, aguardara detrás de sus líneas.

Iniciada la batalla las falanges de Pirro en el flanco derecho (izquierdo romano) empujan a sus rivales, pero el centro mas débil cede ante la presión de las Legiones III y IV, mas sus aliados. Las alas de caballería en total paridad no deciden la batalla, los romanos deciden retirar unidades del flanco para profundizar la brecha en el centro (Pirro también había sacado unidades de allí pero para socorrer su campamento que era saqueado), Pirro reacciona enviando a sus elefantes del flanco izquierdo y ordena retornen las unidades de caballería despachadas al campamento. La aparición de los elefantes animo a los romanos a utilizar sus carromatos, pero tal acción termino en un rotundo fracaso. Finalmente los elefantes rechazaron la caballería romana y contuvieron a la Legión IV, la Legión III que rompiendo el centro epirota progresaba en el campo, termino cercada por la caballería de Pirro y las tropas reagrupadas por el. Sin embargo, y a pesar de todo esto, la batalla se estanco, cada bando mantuvo sus posiciones. Los flancos epirotas no pudieron derrotar a los romanos, y estos en el centro tampoco cedieron terreno. La noche le gano al día y dio fin al durísimo combate, que dejo sin ánimos de pelear a Pirro. Valientemente los romanos, salieron a combatir al otro día, pero aliviados con las noticias del alejamiento de Pirro también se retiraron del campo (si se hubieran sentido fuertes, lo hubieran perseguido). La cuestión se definiría mas adelante.

Esquemas de la batalla de Ausculum, segun satrapa1.

Ejercitos enfrentados



Primera fase



Segunda fase



Tercera fase.

Si bien esta es la lectura más común del relato de Dionisio, la rapidez y precisión con la que Pirro reacciona ante el avance del centro romano con las legiones III y IV, me permite suponer que la maniobra ya estaba planeada. La manera en que ambas legiones quedaron aisladas y fueron atacadas, la irrupción de los elefantes, el accionar de la caballería en el centro de la formación, habla de demasiados movimientos complejos de diferentes sectores del campo, que me sugieren pensar en movimientos preestablecidos y no de improvisación ante una ruptura romana.  Por otro lado, tenemos que tener en cuenta que el accionar de los samnitas en el extremo izquierdo, que no cedieron un palmo su flanco, da a entender que el flanco derecho epirota (el de la falange macedonia) no era el único con “capacidad”.

La sensación entonces es que las legiones del centro (romanas y aliadas) fueron atraídas y “sacadas de línea” situación que aprovechan los elefantes para introducirse por el hueco, mas el accionar de la caballería “del centro” que ahora pienso que tal vez no se dirigieron al campamento, sino que estaban allí, esperando su oportunidad.

Sin embargo no dejan de ser suposiciones mías, y no termino de inclinarme por ninguna de las dos opciones de lectura de esta batalla, lo que ocurrió realmente nunca lo sabremos.

 

Conclusiones. Los riesgos de navegar en la mente de un genio.

Indagar en la mente de un genio como Aníbal en busca de respuestas es una tarea titánica y con final más cercano al fracaso. Me propuse investigar los posibles orígenes o influencias para las sus soluciones tácticas, y si bien creo que el trabajo ha resultado interesante, no creo haber podido cerrar ese punto. No descubro nada diciendo que Aníbal era más que solo un profundo conocedor de las tácticas bélicas, pues no solo las conocía, también las creaba. ¿Conocía las tácticas de Alejandro o Pirro? Seguramente si, pero de que manera influyeron no sabría decirlo….

FIN

Fuentes:

Las de siempre y ninguna en especial: Polibio, Livio, Dionisius, etc. Y las infaltables ilustraciones de Osprey.

Escrito por marvel77, original del Foro Mundo Historia.

Publicado por GaetanoLaSpina @ 3:23  | Historia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios