Jueves, 31 de diciembre de 2009

Culminada la fase critica de la Batalla de Inglaterra, y habiendo disminuido las posibilidades que la operación León Marino (la invasión alemana a Inglaterra) se hiciera realidad, el Mando de Caza comenzó a plantear la posibilidad de buscar el desgastes de la Luftwaffe, como una de las pocas formas de llevar cierta iniciativa por parte de los británicos, en una guerra que ya se veía sería muy larga. La Luftwaffe había dejado de atacar de día, limitándose a realizar bombardeos nocturnos en  las ciudades inglesas, hecho que motivo a un desarrollo del arma de caza nocturna británica, encargada ahora de la defensa de Inglaterra.

 

Se trataba pues, ahora, que a nivel táctico aéreo, se produjo una inversión de los papeles de ambas fuerzas aéreas enemigas desde julio de 1940. Serían ahora los cazas británicos los que actuarían sobre territorio enemigo, lejos de sus bases y al límite del alcance de sus cazas, orinciplamente los Spitifire Mk I y II y los Hurricanes MkIIB. A nivel estratégico, los ingleses no buscaban nada especial. Solamente en 1942, intentaron el desembarco en Dieppe (hecho que trataré en otra oportunidad). Los ingleses solo buscaban tener la iniciativa en combate, para llegar a una guerra del desgaste con la Jadgwaffe, en cierto punto, lo mismo que buscaba la Luftwaffe contra el Mando de Caza de la RAF, durante la batalla de Inglaterra

SPITFIRE MK.I, JUNTO A LOS MAS POTENTES MK.II. DABAN COBERTURA LEJANA A LOS BOMBARDEROS.

 

El Mando de Caza intentó en un principio atraer a la Luftwaffe hacia combates aéreos con intensas ofensivas en oleadas, en las llamadas Operciones Ruibardo, rehusando generalmente los cazas alemanes a responder, ya que una mera incursión de cazas ametrallando a baja altitud, no representaba mayor amenaza. Este hecho se asemeja, a la primera fase de la batalla de Inglaterra, (La canal Kampf) cuando el jefe del Mando de Caza, Hugh Dowding, se rehusaba a mandar a sus cazas a defender a pequeños convoyes en el canal, de poca importancia estratégica.

 

El Grupo de Caza N 11 era el encargado de llevar en sus inicios estas misiones. Después de la batalla de Francia (mayo/junio de 1940), la primera misión de ataque de la RAF fue realizada el 20 de diciembre de 1940, por dos solitarios Spitfires volando a baja altitud. Pero en plena batalla de Inglaterra, el vicemariscal del aire K.R. Park, aún al mando del Grupo de Caza 11 , pedía en octubre de ese año 1940, realizar incursiones de cazas en prevención de ataques alemanes dirigidos hacia Inglaterra desde Francia. Dichas operaciones no se realizaron en ese año, ya que la Luftwaffe seguía atacando peligrosamente de día. Dos meses, su sucesor y rival en ideas defensivas, Leigh Mallory pasó del grupo de Caza 12 al 11, dado instrucciones ofensivas muy parecidas.

 

Dichas Operaciones eran las siguientes:

  1. Operación Mosquito (luego Rhubard): Incursones de gran cantidad de cazas a gran altura buscando al enemigo (una frei jagd inglesa), con parejas de cazas atacando a baja cota.
  2. Operación Intruder: Aviones Blenheim (luego Douglas DB-7 Havoc): Patrullaban Sobre las bases nocturnas de la Luftwaffe.
  3. Operaciones Circuss: cuyo objetivo era estimular la reacción de los cazas alemanes enviando algunos bombarderos escoltados hasta por 200 cazas

 

BRISTOL BLENHEIM MK.IV, USADOS COMO CEBO PARA ATRAER A LOS MESSERSCHMITT.

HAMPDEM DEL MANDO DE BOMBARERO, MAS LENTO QUE EL BLENHEIM Y CON MAYORES PÉRDIDAS, POR LO QUE NO FUE MUY UTILZADO PARA ESTAS MISIONES.

El 9 de enero de 1941 el mando de caza realizó su primera incursión, con aviones Hurricanes y Spitfire de cobertura, pero sin bombarderos. Como ya se dijo, la Luftwaffe ni se molestó en reaccionar. Se necesitaban pues, una carnada de bombarderos.

 

La poco envidiable tarea de proporcionar los bombarderos como cebo, recayó sobre segundo grupo e bombarderos, para la primera operación Circuss, con aviones Hampden y Blenhein. Esta se llevó a cabo el 10 de enero, con Blenheim Mk IV. Los Hurricanes  de escolta volaban al lado y alrededor de los bombarderos a 3660 metros, mientras que los Spitfire se hallaban situados encima y detrás a 4874 metros. Se trataba del mismo empleo que hizo la Luftwaffe con sus escoltas durante la batalla de Inglaterra, copiado ahora por el Mando de Caza. Durante este primer circuss, no hubo enfrentamiento contra los Bf 109E ni con los Bf-110. La idea de los cazas volando a baja altura, era derribar a los Messerschmitt mientras despegaban y aterrizaban, que era cuando eran mas vulnerables.

 

HURRICANE MK.I, JUNTO AL MK.II SE USABAN MAS COMO COBERTURA CERCANA A LOS BOMBARDEROS, COMO PARA EL ATAQUE EN RASANTE.

Las operaciones Circuss de 1941 suponía la participación de 120 aviones formada por 12 bombarderos ligero Bristol Blenheim (un escuadrón) escoltados de cerca, y con la cobertura de 108 cazas Supermarine Spitfire (nueve escuadrones, cada uno compuesto por tres aviones, ya que aún no se adoptaba la formación alemana de a 4). Mientras que una parte de los Spitfire o Hurricanes proporcionaba escolta cercana a los bimotores Blenheim, el resto actuaba de forma semiindependiente a mayor altitud, presta a lanzarse sobre cualquier caza alemán que ascendiendo, se acercara al cebo de bombarderos.

Una vez cruzada la costa sobre el peligroso conturón de 37 mm y 88 mm, los bombarderos se desplegaron y descendieron en picado hasta 2075 metros, para luego virar y bombardear el bosque, causando incendios. Solo se perdió un Hurricane en esta primera Circuss, cuyo piloto se salvo.

 

A partir de la segunda operación Circuss, se ordenó a los cazas ingleses operar todos a gran altura, posiblemente debido a estos factores:  La necesidad o interés de ser detectados por los radares alemanes, para permitir despegar a los Messerschmitt y que entraran en combate (el objetivo era una guerra de desgaste), ya que si se les atacaba al aterrizar o despegar, los cazas atacantes podían ser víctimas de la artillería antiaérea germana.

 

La segunda Circuss se llevó a cabo el 5 de febrero de 1941, cuando se enviaron 12 blenheim al aeródromo de Saint Omer, donde se hallaba la JG 51 de Wener Molders, despegando unos 50 Bf 109E de la JG 3 y la JG 51, que derribaron 8 cazas por solo 2 Bf 109. aparte de las desventajas evidentes de luchar sobre el espacio aéreo enemigo, los cazas de la RAF tenían que escoltar a bombarderos lentos, junto al escaso radio de acción de los cazas, la calidad y experiencia de los alemanes y la pérdida del factor sorpresa.

 

Entre enero y junio de 1941 las operaciones circo supusieron 190 salidas de bombarderos, mientras que las Ruibardo y las Circo sumadas implicaban 2.700 salidas de cazas. Durante estas salidas el Mando de Caza perdió 51 pilotos y anunció el derribo de 44 aviones alemanes, si bien este número fue en realidad inferior.

 

EN 1941, LOS RADARES ALEMANES ERAN MAS AVANZADOS QUE LOS INGLESES DE 1940, POR LO QUE EL FACTOR SORPRESA ERA PERDIDO POR LOS CAZAS INGLESES. ESTO PERMITIA A LOS CAZAS ALEMANES ESPERAR A LAS FUERZAS BIRTÁNICAS YA EN EL CANAL DE LA MANCHA.

La limitada autonomía de los cazas Spitfire y Hurricane, diseñados como cazas defensivos, limitaba la campaña ofensiva del Mando de Caza  a un reducido radio de unos 110 a 130 Km tierra adentro desde Pas de Calais. En un intento de solucionar este problema, se estaba desarrollando un depósito de combustible lanzable de 136 litros para el Spitfire. A su vez se había desarrollado un depósito fijo de 182 litros, atornillado en el ala de babor, pero se comprobó que le restaba al avión maniobrabilidad en combate.

 

Para defender el norte de Francia, se encontraban los cazas del Jafu 2 y 3, encuadrados en las Luftflotten II y III respectivamente, con unos 550 aparatos, la mayoría Bf-109E-4, Bf-109E-7 y Bf-110C-1, al comenzar 1941. En marzo de 1941 sucedió el famoso cruce del canal por los cuceros de batallas Sharnhorst y Gneisenau, defendidos por los cazas de la JG2. En abril la JG2 fue relevada por la JG36 sobre Brest, estando la mayoría de los Jadgrupen en la Jafu 2 (Los JG 3, JG 26, JG 51, JG 52 y JG 53). En este segundo trimestre empezaron allegar los nuevos Bf-109F-1 y F-2, de menor armamento y necesidad de mejor puntería por parte del piloto, al estar el cañón de 20 mm y las ametralladoras de 7.92 mm en el morro del avión. La capacidad en gran altitud de los nuevos “Friedrich” a mas de 10.000 metros daba una mejor capacidad de interceptación.

Antena principal del radar alemán Freya.

 

El principal equipo de radar alemán era el tipo FuMG 80 Freya que, inicialmente, ofrecía un alcance máximo de 120 km según la altitud del objetivo, junto al Wurburg A de control de caza y localización de altura como complemento. Estos aparatos reducían al mínimo el factor sorpresa de los cazas británicos, cuestión que, a consideración de quien escribe, no era lo que los británicos buscaban.

 

Las operaciones Circus números 3 y 4 se llevaron a cabo el 10 de febrero, oponiéndose a ellas la JG 51 de Werner Molders, y en donde se perdió el primer Bf-109F-1 al mando del subteniente Ralf Setckmeyer.  Las siguientes operaciones Circus de los meses marzo, abril y mayo, trajeron magros resultados para el mando de Caza, en cuanto a aviones alemanes derribados.

El Spitfire Mk.5A fue tenía un Merlin 45 de 1200 hp de potencia y una velocidad de 605 Km/h. Pero era superado por el Bf 109F-4 con motor DB 601E-1 de 1350 hp y 625 Km/h, siendo superior al caza inglés apartir de los 7600 metros. Este aparato alemán entraría en servicio en julio de 1941, con las JG 2 y la JG 26.

La Operación Circus número 30, ocurrida el 30 de mayo, fue la mas ambiciosa de todas. La RAF proclamó el derribo de cuatro aviones mas dos posibles, frente a ocho cazas propios perdidos. Hasta el 13 de junio de 1941, el Mando de Caza de la RAF reclamó 39 aviones alemanes destruidos, por 50 propios. Pero estaba a punto de darse un giro radical en la guerra, con la inminente invasión de la URSS, la operación Barbarroja.

Cuando se realizó la invasión alemana a la URRS el 22 de junio de 1941, la Luftflotte II de Albert Kesserling había abandonado ya el occidente de Europa, retirando  a los I, II, IV y VIII Fliegerkorps, con un total de 1200 aviones de combate. Ya el 21 de mayo, la Luftflotte III del mariscal Hugo Sperrle, era el único comandante en el frente occidental para enfrentar a la RAF, mientras que en le norte de Europa, se encontraba la Luftflotte V , al mando del general Hans Jurgen Stumpff, que sostenía la defensa de noruega con la JG 77.

 

Pero tas el envío de casi todas las unidades de cazas a Rusia, solo quedaron en Francia la JG 2 y JG 26, ambas de las eficientes con comandantes de gran reputación. La Jagdgeschwader Nr 26 estaba al mando del teniente coronel Adolf Galland, que había recibido las Hojas de Roble de la Ritterkreuz por los 50 aviones derribados en la batalla de Inglaterra. Estaban equipados principalmente, en junio, por los Bf 109F-2, aunque el II/JG 26 todavía usaba los Bf 109E-7. La JG 2 era comandada por el capitán Wilhelm  Baltasar, que había sido el mejor piloto alemán durante la Batalla de Francia.

Messerschmitt Bf 109F-2 del JG 26 "Schlageter" pilotado por el teniente coronel Adolf Galland.

 

El principal bombardero de ataque de la RAF seguía siendo el Blenheim Mk.IV, ya que eran relativamente pequeños y difíciles de ver a gran altura, además de contar con la agilidad necesaria como para volar en vuelo rasante con cierto grado de confianza. Durante el día, los Blenheim navegaban a altura de los campanarios de las iglesias y habitualmente volaban a 13 metros, incluso menos en campo abierto. Estos aviones regularmente volvían a sus bases arrastrando cables de telégrafos o con matas de vegetación adheridas en la rueda de cola. Incluso un piloto reclamó haber matado a un soldado a caballo durante un vuelo a bajo nivel. Los pilotos de estos bombarderos se sentían mas seguros volando a muy bajo nivel, ya que volando mas alto, en formaciones “Vics” de tres aviones, no se proporcionaban un seguro fuego defensivo mutuo frente a los cazas alemanes.

 

Los Blenheim desaparecieron rápidamente del escenario europeo durante 1942, ya que los escuadrones del Grupo 2 se reequiparon con los Douglas Boston, los Mitchell y los Locheed Ventura norteamericanos.

 

El objetivo de la RAF seguía siendo el provocar a la Luftwaffe a una batalla de cazas, y dado a que la experiencia decía que los cazas alemanes preferían quedarse en sus bases ante los barridos de los cazas a baja altura, se recurrió a los bombarderos medios para atacas blancos lo “suficientemente importantes” como para provocar una reacción de los cazas germanos.

 

Este Hurricane Mk.I de la época de la Batalla de Inglaterra fue sustituído por los Mk.IIB, repotenciado con Merlin XX de 1280hp  y mejores hélices, se equipó con 12 ametralladoras de 7,7 mm (el Mk.IIA) o con dos cañones Oerlikon de 20 mm. El Bf 109 F-2 solo llevaba un cáñón de 20 mm mas dos ametraladoras, pero era mucho mas ligero y eficaz en combate, al estar propulsado por un Daimler Benz 601N-1 de 1159 hp.

El 17 de junio de 1941, 18 Blenheim del Grupo 2 (Circuss Número 13) despegaron para atacar un objetivo a 80 km dentro de la costa. Una distancia ridícula para los cazas americanos de 1944, pero en ese tiempo era el tope del alcance de los Spitfire, ya que la industria aérea británica, al igual que la alemana, no había producido a aún un depósito eficiente para los cazas monoplazas. Los bombarderos debían volar a una altura de 3600 metros, con un ala de escolta formada por Hurricane Mk.IIA , luego un ala de cobertura superior de Spitfire, y otras cinco alas de cazas que actuaban libremente en tareas de barrido y patrulla, al estilo frei jadg alemana durante la Batalla de Inglaterra. La RAF había aprendido que una rígida escolta de cazas pegada a los bombarderos acababa volviéndose contra los propios cazas, ya que tenían que volar lentamente y en línea serpenteante, perdiéndose mucho del combustible y perdiendo posición ventajosa para a su vez atacar cazas enemigos.

 

En total, una verdadera falange de 120 aviones, sobrevolaban el objetivo en completo silencio de radio. Pero los observadores y radares alemanes ya habían dado la señal de alarma, siendo interceptados los aviones británicos por la JG 26 de Galland. Hubo pocos combates cerrados evolucionantes, debido a las diversas tácticas de combate aéreo entre ingleses y alemanes. Los caas británicos giraban mas cerrado, mientras que los Bf 109F picaban y ascendían con el sol en posición favorable. Los ingleses perdieron 11 cazas y los alemanes solo dos.

 

El 21 de Julio de 1941, se lanzaron los Circuss números 16 y 17, con un total de 296 aviones. Galland derribó un Blenheim, pero fue alcanzado por el fuego enemigo, que averió el radiador de su Bf 109F-2 debiendo hacer un aterrizaje de emergencia. Sin la pérdida de ningún piloto, el Grupo de Caza 11 proclamó el derribo de 11 aviones enemigos.

El Blenheim Mk.IV era el principal bombardero utilzado en las Circus, hasta finales de 1941.

Para aumentar la cohesión de las formaciones de aviones atacantes en el aire, desde el mes de marzo los squadrons se venían agrupando en formación de Ala, en la que tres o mas squadrons operaban bajo el mando de un jefe re experiencia reconocida. Era la idea que el Jefe de Grupo de caza 12 (Leigh-Mallory), trataba de aplicar durante la Batalla de Inglaterra. Pero la tardanza en que se agruparan todos los squadron dificultaban el tiempo de reacción efectivo para contener los ataques de la Luftwaffe contra los aeródromos del sudeste inglés. Solo cuando los alemanes, comenzaron a bombardear sistemáticamente a Londres, fue cuando la idea de la Gran Ala comenzó a ser efectiva. Para las operaciones Circuss, ya un Ala de cazas tenía el tiempo suficiente de agruparse y lanzarse al otro lado del Canal.

El "Emil" solo se utilizaba en su versión E-7, ya que algunos pilotos alemanes lo preferían a la versión F, la cual tenía menos potencia de fuego y necesitaba una mayor puntería por parte del piloto.

 La conformación de un Ala de cinco squadrons, estaría compuesta por cuatro escuadrillas de tres aviones  por cada squadron. (Una escuadilla, tenía tres aviones, un Squadron 12), totalizando unos 60 aviones.

 En el Grupo 10 se formaron las Alas Tangmere y Middlle Wallop; en el 11 Group,  Biggin Hill. Kenley, Hornchurch, Debden y North Weald; en el 12 Group alas Wittering y Duxford. Destacaron como jefes de Alas D:R.S. Bader (Tangmere), A.G. Malan (Biggin Hill), A.D. Farquarh (Hornchurch) y R. G. Kellet (North Weald). Estas alas se rotaban en las misiones de escolta cercana de bombarderos, cobertura de escolta y cobertura alta.

Messerschmitt Bf 109 F-2 de Adolf Galland "Nariz amarilla" de la JG 26, en su combate del 21 de junio de 1941. Ese día tuvo un aterrizaje forzoso y un lanzamiento en paracaídas. Reclamó el derribo de dos Blenheim Mk IV y un Spitfire.

 

Una de las operaciones Circuss mas exitosas fue la 17. Los alemanes habían perdido 9 Bf-109, 4 dañados con 6 pilotos muertos o perdidos. Al continuar estos éxitos, las operaciones Circuss recibieron el apoyo oficial del Mando Aéreo, cuando se decidió que se debía dar apoyo a los soviéticos, tratando que la Luftwaffe mantuviera la mayor cantidad de cazas posibles en el oeste de Europa. En estas nueva ofensivas participaron aviones Blenheim, Hampden, y ocasionalmente los pesados Short Stirling del tercer Grupo de Bombardeo. Los bombardeos diurnos tenían que dedicarse al radio de acción de los Spitfire, ya que los Hurricanes estaban ya obsoletos para la lucha sobre Europa. El spitfire tenía un depósito interno de combustible de 386 litros, que solo le daba un alcance de 193 km, por lo que solo podía cubrir el noreste de Francia, la península de Cotentin y la costa norte de Bretaña.

(Continua en la parte II)

Fuentes:

Enciclopedia Ilustrada de la aviación

Cazas aliados. Chris Chant.

Escuadrones de Blenhein. Editorial del Prado.


Publicado por GaetanoLaSpina @ 1:03  | Aviaci?n
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios