Viernes, 02 de abril de 2010

Sucedió durante la Guerra Civil norteamericana, en el siglo XIX. Durante el invierno de 1864, a guerra había entrado en su tercer año; las fuerzas confederadas tuvieron que recurrir a medidas desesperadas para sobrevivir. El puerto de Charleston era vital para la Confederación, se encontraba siendo estrangulado por el eficaz bloqueo de la flota de la Unión, del almirante Dahlgren. En el mes de octubre anterior, el teniente de navio W.T. Glassell había conseguido averiar al acirazado federal New Ironsides en un semisumergible de vapor, el David, abriendo así una potencial vía para contra el bloqueo. Un oficial de la marina confederada, el capitán Horace L. Hunley, se propuso  proyectar y financiar él mismo una embarcación que recorrería completamente sumergida, la corta distancia necesaria para llevar a cabo un ataque sorpresa. La transición desde ir al ras del agua hasta sumergirse totalmente se conseguía mediante un par de timones horizontales. El Hunley era una caldera tubular de 12.1 metros de largo por 1,4 metros de diámetro, con un cigüeñal manual accionado por 8 hombres, que iba en el medio.  Su arma era una barra larga de 9.1 metros, al final del cual llevaba 63.5 kg de pólvora dentro de un recipiente de cobre.

La propulsión manual de ochos hombres impulsaba una manivela/cigueñal que accionaba la hélice, logrando 4 nudos en superficie, y apenas dos nudos sumergido.

Durante sus pruebas, el Hunley no tuvo suerte y se hundió tres veces, muriendo un total de 23 marineros confederados, incluyendo a su creador. Pero, respondiendo a una solicitud del general Beauregard, comandante en jefe de Charleston y, tal vez mas atraído por la promesa de una enorme recompensa por un hundir a un buque enemigo, el teniente Georges E, Dixon y ocho soldados del 21 regimiento de Infantería Ligera de Alabama se ofrecieron voluntarios para la misión de atacar a los buques de la Unión. El Hunley volvió a ser rescatado del fondo de las aguas donde estaba.

El Hunley restaurado en su museo en Charleston. Vease la barra en la punta donde llevaba la carga explosiva.

Embarcaron la noche del 17 de febrero de 1864, teniendo como objetivo una fragata de la Unión, que se pensaba era la Wabash, a unos 19 Km de distancia. El submarino alcanaba unos 4 nudos de velocidad, pero a pesar de ir con la la marea a favor, era muy fatigoso para los sudorosos soldados. Se llegó a otro objetivo, la fragata Housatonic, de 1284 toneladas. La potente carga hizo explosión contra el costado de estribor; el buque rápidamente se volteó a popa y se hundió, siendo el primer buque hundido por un submarino.

Aqui se ve el estrecho espacio del interior, donde los ocho hombres manipulaban la manivela/cigueñal.

Pero el submarino se vio también fatalmente afectado por la carga explosiva, yéndose nuevamente al fondo, pereciendo sus nueve tripulantes. 136 años después, el 8 de agosto del año 2000, el submarino fue recuperado. La tripulación fue sepultada en el cementerio Magnolia de Charleston, con sus merecidos honores militares.

 

La imagen representa la noche del 7 de febrero de 1864, cuando el teniente Georges E. Dixon y otros 8 marineros, hundieron la fragata confederada Housatonic, a la vez que perdieron sus propias vidas.

Escrito por: Gaetano La Spina

Caracas/Venezuela.

Bibliografía:

Tall, Jefrey. Submarinos y vehículos sumergibles. LIBSA

Submarinos del Mundo. Editorial Libsa.




Publicado por GaetanoLaSpina @ 20:25  | Historia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios